Público
Público

La huelga de Iberia se salda con cinco detenidos y cargas policiales en el aeropuerto de Barajas

El 100% de los trabajadores que no tenían servicios mínimos han secundado la huelga, según los sindicatos. Más de 3.000 manifestantes han marchado en manifestación hasta la T-4. Centenares de trabajadores de la aero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La primera de las cinco jornadas de huelga consecutivas convocadas por los sindicatos de Iberia se ha saldado con cinco detenidos durante las cargas policiales que han precedido a la ocupación del vestíbulo de la terminal 4 del aeropuerto de Barajas, al que miles de trabajadores de la compañía han conseguido acceder después de una multitudinaria marcha desde la zona de La Muñoza, a varios kilómetros del aeródromo. Los arrestados han sido acusados de amenazas, resistencia, desobediencia y atentado a agentes de la autoridad y han sido trasladados a la Brigada Provincial de Información, según la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.

La mañana discurría con normalidad a pesar de los 70.000 viajeros afectados por las cancelaciones de 236 vuelos (81 corresponden a Iberia, 20 a Iberia Express, 78 a Vueling, y 57 a Air Nostrum) hasta que en torno al mediodía una larga marea amarilla se acercaba lentamente hasta la terminal desde donde Iberia opera todos sus vuelos.

Según fuentes sindicales, la manifestación tenía aproximadamente el mismo número de personas que trabajadores serán despedidos por el ERE plantado, unos 4.000 (según la Policía eran cerca de 3.000). Detrás de una pancarta con el lema “todos unidos podemos. Iberia no se desmantela”, los empleados han traspasado el cordón policial que les impedía acceder al interior de la terminal.

Una vez dentro, tanto ventanillas de atención al cliente como mostradores de facturación de equipaje de la aerolínea han cerrado hasta que el dispositivo policial, acompañado de varios agente de aduanas de la Guardia Civil con equipamiento antidisturbios, han divido la concentración.

Los trabajadores han llenado de pancartas el vestíbulo de la T4 en las que se leía “Iberia siempre española” y han gritado “dimisión”, el popular “sí se puede” y, sobre todo “British, go home” (British Airways, vete a casa), dejando patente que aquella lejana “fusión entre iguales” no fue más que una absorción que ahora están pagado los empleados de la histórica compañía española, que presentó millones de beneficios hasta el 2008.

De hecho, la huelga tenía una importante carga patriótica, algo raro en las protestas obreras, con varias banderas nacionales y gritos de “yo soy español, español, español”. Y es que, como había dicho Miguel Ángel González, de la Asociación Sindical Española de Técnicos de Mantenimiento Aeronáutico (ASETMA), desmantelar Iberia “no es apostar por el crecimiento económico de un país que saca réditos del turismo”, por eso considera que la huelga es “necesaria” para que Iberia vuelva a generar beneficios y así defender los intereses de España.

“Siempre se escudan en que no es rentable”, asegura Sole, tripulante de cabina de Iberia que no da su apellido como todos los manifestantes, ya que cualquiera podría acabar en la larga lista de despidos. “No era rentable el vuelo Madrid-Johannesburgo, por eso lo quitaron y, British Airways los hace ahora con más frecuencia”, explica. “Nos están echando a miles y mientras los vuelos los hace nuestra competencia. Hemos ofrecido rebajarnos un 30% el salario y volar al máximo de capacidad, pero tampoco han aceptado. Han eliminado aviones de Iberia y han puesto más en British, Vueling e Iberia Exprés ¿pero qué quieren si se lo estamos dando todo?', se pregunta.

Raquel, auxiliar de vuelo de la aerolínea desde hace 23 años tiene claro quiénes son los culpables: “Los que tienen que irse son los directivos y así no tendremos pérdidas porque su gestión ha sido nefasta”. Sergio es técnico de mantenimiento desde hace 4 años, él también piensa que “quieren vender Iberia a los ingleses”. “Nos bajan el sueldo y nos piden más productividad pese a que que van a despedir a miles de empleados sin garantías de que en el futuro vuelvan a hacer lo mismo”.

A su lado está José, 30 años reparando aviones y a sus 53 años se ve en peligro de ir al paro. “Con mi edad es imposible encontrar empleo y además ya nos bajaron el salario en los años 90 y nunca lo recuperamos”, argumenta. “Además, con la nueva reforma laboral pueden apañarte con 30.000 euros, cuando antes un caso como el mío podía costarles 140.000. Pero bueno, si Rajoy dice que sirve para crear empleo, me lo tendré que creer”, dice con una sonrisa irónica y seria al mismo tiempo.

'Con la nueva reforma laboral pueden apañarte con 30.000 euros, cuando antes un caso como el mío podía costarles 140.000' Después de un tiempo gritando y silbando sobre las cintas de facturación y varios momentos de tensión con los agentes de la UIP, todos se han sentado en el suelo de la terminal sin que hubiera más incidentes. La huelga, según varios de los sindicatos convocantes, está resultando exitosa.

“La práctica totalidad de los trabajadores que no han recibido carta de servicios mínimos”, ha dicho Antonio Escobar, presidente de SITCPLA (Sindicato independiente de tripulantes de cabina de pasajeros de líneas aéreas). Las negociaciones con la compañía siguen abiertas y 'el comité está dispuesto a llegar a acuerdos si regresa el sentido común', ya que desde el Ministerio están presionando para que se alcance un acuerdo y no tenga que ser él mismo quien imponga una decisión. 'Confío en que no se vaya a mayores pero si esto sigue así y tiene que ser un asunto de orden público, estamos dispuestos', dijo.

Desde UGT, su portavoz del sector aéreo Manolo Atienza cifra en un 100% el seguimiento en los dos turnos de hoy. “Hemos convocado cinco días seguidos de huelga para causar un efecto acumulativo. Aunque se respeten los servicios mínimos, poco a poco se irán retrasando vuelos y mercancías hasta llegar a una situación esclerótica”. Respecto a las cargas de esta mañana. Atienza ha lamentado la actuación policial “contra unos trabajadores que sólo intentan defender sus puestos de trabajo”.