Público
Público

"El humor es complicado y no está valorado en su justa medida"

Leo Harlem se incorpora el próximo lunes a Sé lo que hicisteis como defensor del mayor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El cómico Leo Harlem se toma muy en serio el humor. Su trabajo no se limita a improvisar un par de bromas, porque, para él, es 'un género complicado' que además 'no está valorado en su justa medida' y necesita 'un punto de prestigio'. 'La gente no tiene ni idea de lo que supone', comenta Harlem, que nació como cómico televisivo en el III Certamen de Monólogos de El club de la comedia.

Tras su paso por este programa, al que acaba de regresar en la nueva vida de este espacio en La Sexta, Harlem ha pasado por La hora de José Mota (La 1) y El club del chiste (Antena 3). Ahora se enfrenta a un nuevo reto profesional: ser desde el próximo lunes el defensor del mayor en el espacio de La Sexta Sé lo que hicisteis

'Como en este programa hay mucha juventud, la idea es que mi personaje sea un contrapunto. Me cogen como al maduro, como a la persona más sensata', broma Harlem, cuya función será la de explicar a los espectadores las dificultades a las que se enfrentan las personas mayores ante los avances tecnológicos y los cambios en las tradiciones, pero siempre 'en clave de humor'. Junto a él también aterrizará en el programa David Guapo, que abordará los estrenos de cine y los lanzamientos musicales.

La incorporación de ambos cómicos viene a reforzar el equipo de Sé lo que hicisteis... tras la reciente baja de Ángel Martín, pero, según Harlem, no llegan para sustituirle. 'Nosotros trataremos de aportar algo dentro de un programa que ya está consolidado'.

Antes de dedicarse al humor, Harlem era un camarero que 'a la gente le hacía gracia', pero que no tenía 'ni idea' de interpretar. Y entonces llegó El club de la comedia para cambiar su vida. 'Pasé de vivir de alquiler a tener una hipoteca', resume Harlem, quien no recuerda positivamente su primera intervención en la tele. 'Me he visto luego y era muy malo, lo hacía mal', confiesa.

Lo que sí se ha mantenido desde ese momento es el gusto por 'el humor con los pies en la tierra' alejado del surrealismo, porque es 'un poco decimonónico' y está 'chapado a la antigua'. Además, busca a todos los públicos sin tratar la religión y la política, ya que 'la gente ve un espectáculo para relajarse. Se trata de entretener sin provocar tensiones'.

Para Harlem, la capacidad de hacer reír al público es 'un don', porque es necesario saber hacer las bromas en el momento exacto, pero también hay que trabajar y 'pulir los textos'. 'En España hay un humor popular muy bueno. Eso no se acaba nunca y se manifiesta en los monólogos, de los que dijeron que eran una moda de dos años, en los chistes y en los sketches', remata.