Público
Público

Cómo hundir una reputación

Un grupo de científicos localiza el área del cerebro que cuida del prestigio social y logra adormecerla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La parte del cerebro que ayuda a una persona a resistirse ante una tentación también le permite labrarse una buena reputación, según indica un estudio que ha dormido esta zona en personas sanas.

Del trabajo, publicado hoy en PNAS, se desprende que las neuronas que velan por la buena reputación están en la parte derecha de la corteza prefrontal. Otros estudios ya habían situado aquí el autocontrol. Los humanos tienen una corteza prefrontal más grande, lo que explicaría por qué se preocupan más por la reputación que otras especies, señala el estudio.

Los autores compararon el comportamiento de voluntarios a los que se había adormilado temporalmente la parte derecha o izquierda de su corteza prefrontal mediante ondas magnéticas que atraviesan el cráneo. Después participaron en un juego en el que una persona actúa como su benefactor. El voluntario recibe cada ronda una cantidad de dinero de un mecenas diferente y debe decidir si le corresponde con una cantidad igual, menor o nula. El juego tiene 15 rondas, con lo que a un jugador sensato le conviene ser generoso y ganarse una buena reputación para que los benefactores, que conocen sus tres últimos movimientos, le donen cada vez más dinero.

Así actuaron gran parte de las personas que no recibieron tratamiento y también las que lo recibieron en la parte izquierda del cerebro. Sin embargo, menos de un tercio de aquellos que recibieron el tratamiento en la parte derecha se preocuparon por devolver dinero para asegurarse futuras donaciones. Prefirieron quedarse con lo que ya tenían, aún a sabiendas de que actuar así les perjudicaría en el futuro próximo, lo que los investigadores habían confirmado en un test previo al juego.

'La actividad en la corteza prefrontal derecha es crucial para renunciar a beneficios inmediatos y formarse una buena reputación', señalan los autores. Añaden que la nueva ubicación explica por qué otras especies con una corteza más pequeña muestran mucho menos interés por labrarse una reputación a base de sacrificios.