Público
Público

El huracán "Ike" golpea con fuerza a Haití y Cuba, y deja inundaciones en R. Dominicana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El huracán "Ike", que en la tarde de hoy bajó a categoría uno, tiene en máxima alerta a Cuba, Haití, la Florida (EE.UU.) y República Dominicana, donde ya se reportan cientos de damnificados y destrozos generalizados.

Hasta el momento, los países más afectados con el paso del ciclón "Ike" son Haití y Cuba, en el primero ya se reportan 66 muertos y en el segundo al menos cuatro personas murieron y cientos de turistas y residentes han sido evacuados.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EE.UU. informó en su boletín de las 00.00 GMT que "Ike" ahora tiene vientos máximos sostenidos de 130 kilómetros por hora, es decir, es un ciclón de categoría 1 en la escala de Saffir-Simpson de un máximo de 5, mientras se desplaza muy cerca de la costa sur de la zona central de Cuba.

Sin embargo, el CNH, con sede en Miami, señaló que es posible un ligero incremento en la intensidad de "Ike" si el ojo permanece sobre el agua, que es la fuente de energía de los huracanes.

"Ike", que embistió el domingo la costa noreste de Cuba como un poderoso huracán de categoría 3, puede alcanzar de nuevo esa intensidad, cuando emprenda su ruta hacia el Golfo de México, pronosticaron los expertos del CNH.

La proyección a cinco días indicó que el huracán tocaría tierra el próximo sábado en la costa de Texas.

El ojo estará sobre el oeste de Cuba el martes y en la noche de ese día emergerá en el sureste del Golfo de México, según el CNH.

Desde que ingresó en territorio cubano por Punta Lucrecia, en el noreste de Holguín, "Ike" ha provocado fuertes lluvias y grandes destrozos en casas, cultivos, comunicaciones, infraestructuras e instalaciones económicas y ha dejado sin energía eléctrica a buena parte del territorio oriental.

"Ike" tuvo categoría dos durante gran parte de la jornada de hoy, con vientos máximos sostenidos de 160 kilómetros por hora y no ha tenido compasión con los municipios del norte de Holguín y de Camagüey.

Los ríos desbordaron en esas dos provincias, Las Tunas y Ciego de Ávila, donde los daños en infraestructuras y viviendas son "muy importantes", aunque aún no se han cuantificado oficialmente.

Hasta el momento, las autoridades cubanas solo han reportado daños graves a viviendas y otros sectores, y muchas zonas por donde pasó el huracán están sin electricidad.

Por otro lado, Haití volvió hoy a vivir una jornada de luto con la aparición de más cadáveres a causa de las inundaciones provocadas por los fenómenos naturales, que en las últimas dos semanas se han cobrado la vida de al menos 330 personas y que dejan entre 750.000 y 1.000.000 damnificados en todo el país.

Según Protección Civil, el número de víctimas aumentó a 66, de las cuales 60 se registraron en la ciudad de Cabaret, situada a 24 kilómetros al norte de Puerto Príncipe, y otras tres en Gonaives, una de las más castigadas por la tormenta "Hanna" que la semana pasada dejó 172 muertos en el país.

El diputado Valciné Pierre-Jerome dijo a Efe que en la región de Cabaret murieron 14 niños de menos de diez años, así como varias mujeres embarazadas.

Unicef cifró en 300.000 el número de niños afectados por las inundaciones, sobre todo en la cuidad de Gonaives, una de las más afectadas en Haití.

Mientras que el Legislativo de Haití estudia declarar el estado de emergencia durante quince días en el país, lo que permitiría al Ejecutivo local otorgar recursos a las zonas afectadas sin estar consignados en el presupuesto nacional.

En tanto, la cooperación internacional continúa llegando para ayudar a los miles de afectados de la intensa actividad ciclónica, pero muchas de las localidades afectadas permanecen anegadas, lo que dificulta la entrega de algún tipo de ayuda.

Todas las agencias de Naciones Unidas en Haití harán en los próximos días una petición urgente de fondos para dar respuesta a la emergencia, informó Unicef, que ha movilizado un millón de dólares para atender las necesidades inmediatas.

La Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea se comprometió a aportar 423.000 dólares (300.000 euros) para apoyar a Unicef en la respuesta a la crisis.

Por otro lado, tres congresistas cubano-americanos solicitaron al presidente de EE.UU., George W. Bush, otorgar un Estatus de Protección Temporal (TPS) a los haitianos que se encuentran en este país por la estela de destrucción y muerte que han dejado los últimos huracanes en la nación caribeña.

El TPS permitiría a los haitianos indocumentados obtener permisos de trabajo y permanecer en Estados Unidos de manera temporal, informaron hoy en un comunicado Ileana Ros-Lehtinen y Lincoln y Mario Díaz-Balart.

En República Dominicana varios ríos se desbordaron y el número de evacuados aumentaron, según datos del Centro de Operaciones de Emergencias (COE) del país caribeño.

Las autoridades señalaron que aunque "Ike" continúa alejándose del territorio dominicano, el país se encuentra bajo los efectos indirectos del fenómeno que sigue ocasionando aguaceros, tronadas y ocasionales ráfagas de vientos en gran parte de la nación.

Mientras, los cayos del sur de Florida se encuentran bajo aviso de huracán (paso del sistema en 24 horas) desde Ocean Reef hasta Dry Tortugas y tanto a los turistas como a los residentes se les ordenó el desalojo obligatorio.

En la actual temporada de huracanes en el Atlántico (del 1 de junio al 30 de noviembre) se han formado diez tormentas tropicales y cinco huracanes.