Público
Público

El huracán Paloma azota Cuba pero debilitado a categoría 1

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El huracán Paloma derribó árboles, dañó casas y destruyó torres de telecomunicaciones a su paso por Cuba el domingo con vientos de 120 millas (195 kilómetros) por hora, para después debilitarse a un ciclón de categoría 1.

Se trata del tercer huracán que azota la isla este año.

Paloma alcanzó el sábado la peligrosa categoría 4, con vientos de 145 millas (225 kilómetros) por hora cuando pasó por las Islas Caimán, donde derribó techos de casas, refugios e inundó las calles, antes de dirigirse hacia Cuba.

Pero el sábado tocó tierra en esta isla como un huracán de categoría 3 en la escala de cinco niveles de Saffir-Simpson. Posteriormente se debilitó a la categoría 1 con vientos máximos sostenidos de 85 millas (unos 136 kilómetros) por hora a las 4:00 hora del este (09:00 GMT) mientras cruzaba la isla y se dirigía al Atlántico, según meteorólogos del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

Los expertos esperan que Paloma continúe debilitándose durante los próximos dos días y se convierta en una tormenta tropical durante el domingo, incluso después de situarse frente a las costas de Cuba en su ruta hacia Las Bahamas.

La televisión estatal cubana informó de extensos cortes de energía y dijo que una torre de telecomunicaciones fue derribada en la provincia de Camagüey, donde llegó el huracán el sábado por la noche cerca de la localidad de Santa Cruz del Sur.

Las olas de hasta seis metros inundaron las zonas costeras, superando las barreras y llevando el mar hasta 700 metros al interior y anegando cientos de hogares.

"Esto mete miedo. Yo estoy a dos kilómetros del mar pero el aire es muy fuerte, está soplando duro aquí", dijo a Reuters por teléfono José Mariño, un jubilado de 73 años que vive en Santa Cruz del Sur.

Paloma es el octavo huracán de la ajetreada temporada 2008 y llegó a Cuba tras el paso de los ciclones Gustav y Ike en agosto y septiembre.

Además, se trata del segundo huracán de mayor potencia registrado en la historia en un mes de noviembre y golpea Cuba casi 76 años después de que un ciclón dejara 3.000 muertos en el país.

SIN VÍCTIMAS

Cuba dijo que más de un millón de personas han sido evacuadas a casas de familiares o albergues para evitar muertes. Hasta el momento no se ha informado de muertos o heridos, pero la tormenta podría revertir todos los esfuerzos de recuperación realizados luego tras el paso de Ike, que causó daños en buena parte del país.

"Hace una semana reparé el techo que Ike me destruyó, sería como para gritar si la Paloma esta vuelve a romperlo, no quiero ni pensar en eso", dijo Artemio González, un constructor de la oriental provincia de Las Tunas.

Entre el 30 de agosto y el 10 de septiembre arremetieron contra la isla los potentes huracanes Ike y Gustav, que dejaron pérdidas de más de 8.000 millones de dólares, incluyendo la destrucción del 30 por ciento de los cultivos y más de 450.000 viviendas, según informes oficiales.

El convaleciente líder cubano Fidel Castro rechazó el sábado una eventual ayuda de su enemigo Estados Unidos antes de que fuera ofrecida y pidió el levantamiento del embargo comercial que dura 46 años.