Público
Público

Ibáñez selecciona para Salvat las mejores historias largas de Mortadelo y Filemón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tienen más de 50 años, pero sus fans no dejan de crecer. Son los "súper agentes" Mortadelo y Filemón, del dibujante barcelonés Francisco Ibáñez, quien ahora ha seleccionado y recuperado la práctica totalidad de las historias largas de estos personajes para que la editorial Salvat los publique por entregas.

Se trata de una colección de 60 volúmenes, el primero de los cuales sale hoy a la venta (al precio especial de 2,99 euros), que incluye en cada uno tres historias largas de la desopilante pareja de investigadores nacida en 1958, y con algunas historietas cortas, muchas de ellas casi incunables y difíciles de encontrar, aunque no se incorporará material inédito.

La colección se abre con la popular historia "La máquina del cambiazo" (1971), seguida por "Magín el mago" (1971) y "Los Mercenarios" (1975).

Ibáñez (Barcelona, 1936), acompañado por el experto Antoni Guiral -que le ha ayudado en la selección- y el responsable de coleccionables de Salvat, José Antonio Morlán, han presentado hoy la colección, de la que se han editado 100.000 ejemplares del primer volumen, cifra que demuestra la confianza de la editorial en la obra del que ha sido el dibujante español más superventas de la historia.

En total, serán 177 historias largas las que se presentan, desde la primera, "Sulfato atómico", creada en 1969 a petición del que entonces era su "jefe" en la editorial Bruguera, Rafael González, quien le sugirió extender los argumentos y las páginas -como otras series, Tintín, Astérix..., que entonces estaban teniendo éxito en Europa- para darle un formato álbum.

La fórmula hizo que los agentes de la T.I.A., acompañados del resto de personajes -el Súper, el profesor Bacterio y la presumida Ofelia-, tuvieran una nueva vida en tapa dura fuera de las revistas de Bruguera.

El dibujante, que ha recordado que su padre solo le perdonó que dejara su puesto en un banco cuando llegaron los primeros jornales como dibujante -"pensó que era como irme de corista", ha dicho-, ha rememorado sin perder la sonrisa la ingente producción que le exigieron en sus primeros años no solo con más series -Botones Sacarino, Pepe Gotera y Otilio, Rompetechos, la complicada 13 Rue del Percebe...-, sino después con los álbumes.

Era tal el ritmo de creación, que Rafael González le pidió que no hiciera grandes florituras en el detalle de los personajes y en el color y produjera casi a destajo, ya que Mortadelo y Filemón, que habían tenido un éxito inmediato, se habían convertido en un filón para la fábrica Bruguera.

Con la introducción en los álbumes de temas de actualidad, como los mundiales de fútbol o los juegos olímpicos, y de personajes públicos reconocibles (desde algún Papa al presidente de la URSS), el público se diversificó y se hizo también más adulto gracias a la sátira política que dejaba entrever.

"A la gente le gustó ver en las viñetas lo que veía a su vez en la tele", ha explicado Ibáñez, quien en estos años ha ido cambiando poco a poco las formas de hablar e incluso de "moverse" de sus personajes.

El autor reconoce que con la gran cantidad de casos de corrupción que hay en la actualidad en la sociedad española esta ha dejado de resultar novedosa y graciosa, y que sería imposible hacer una historia sobre toda ella por el gran número de personajes que tendrían que aparecer en la misma.

No obstante, ahora quizás no tendría que luchar contra la censura que a veces le impidió mostrar a una especie de doctor Frankenstein, "porque solo Dios creaba vida", o por algo parecido a un supuesto adulterio protagonizado por una ballena y un calamar.

En un momento en el que el cine se nutre sin complejos del cómic, él se muestra satisfecho de la primera adaptación de "La gran aventura de Mortadelo y Filemón" (Javier Fesser, 2003), pero reniega un poco de la segunda "Salvar la Tierra" (Miguel Bardem, 2008), así como de la serie de animación que se hizo sobre la pareja, y que, a su juicio, más bien parecía de "dibujos desanimados".

El segundo volumen de la colección presentada hoy también tendrá un precio especial, 5,99 euros, mientras que el resto se venderá a 8,99 euros, ha explicado Morlán, que ha calificado a Mortadelo y Filemón de "patrimonio" de varias generaciones de españoles.

Antoni Guiral, encargado de poner un poco de orden en la ingente producción que se conserva de Mortadelo y Filemón (hay tres álbumes desaparecidos sin publicar que serían una joya si aparecieran), ha asegurado que durante el trabajo de selección se ha seguido "mondando" releyendo las viñetas.

Sergio Andreu