Publicado: 19.03.2014 12:34 |Actualizado: 19.03.2014 12:34

Iberdrola, Endesa, Gas Natural y las grandes eléctricas europeas piden medidas "drásticas" a la UE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las diez grandes compañías energéticas europeas integradas en el grupo Magritte reclaman a los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea la aplicación de medidas "inmediatas" y "drásticas" para "garantizar el futuro energético del continente". Este grupo de grandes empresas está formado por Iberdrola, Enel (Endesa), Gas Natural Fenosa y otras siete empresas europeas, que son CEZ, ENI, E.ON, Gas Terra, GDZ Suez, OMV y RWE.

En una nota, las empresas dan cuenta de la cumbre europea programada para mañana y pasado mañana, en la que se abordará el debate acerca del futuro de la energía en el continente. Con motivo de la reunión, los máximos directivos de las eléctricas europeas reiterarán, a través de nueve recomendaciones, la necesidad de adoptar "decisiones ambiciosas pero realistas y oportunas" para el sector. Para las empresas, resulta "vital" que los líderes europeos logren un acuerdo marco para el periodo 2020-2030 de cara a evitar los principales riesgos a los que se enfrenta el sector, que son los crecientes costes, la pérdida de competitividad y la posible escasez de suministro.

Las grandes energéticas europeas consideran que la solución debe venir a través de una política energética europea "más armonizada, más interconexiones, mayor competitividad, y claridad y estabilidad regulatorias". Las medidas, señalan, deben permitir a los ciudadanos contar con un acceso a energía limpia y segura a un precio competitivo.

Las recomendaciones presentadas en Bruselas por los directivos incluyen medidas para conseguir precios más competitivos y plantean la necesidad de fijar un solo objetivo de reducción de CO2. También pasan por recuperar el mercado europeo de emisiones (ETS), establecer mecanismos de pagos por capacidad para asegurar el suministro, incorporar las tecnologías renovables más maduras al mercado con una reducción paulatina de las subvenciones y estimular la producción nacional de gas. Para hacer los precios más competitivos, reclaman a los líderes europeos que eliminen de las facturas de gas y electricidad "todas las cargas que no reflejen los costes de producción, transmisión y distribución". "Las facturas deberán ser totalmente transparentes en todos los Estados miembros", señalan.

También piden que se reconozca que los altos precios de comercialización "son el resultado de tasas y gravámenes adicionales de carácter nacional, así como de otros costes de política social y medioambiental y no componentes de los precios de generación que permanecen relativamente estables". "Con los precios de comercialización dominados por los costes antes mencionados, se daña significativamente la competitividad de la industria europea y los ciudadanos europeos son reticentes ante acciones más ambiciosas en materia de cambio climático", señalan.

Otra de las recomendaciones del grupo Magritte es la de conseguir una alianza global por el clima con los competidores europeos en las negociaciones internacionales sobre cambio climático. Junto a esto, se pide en otra recomendación ajustar los mecanismos públicos de apoyo a nuevas fuentes de energía renovable para que éstas puedan competir e integrarse progresivamente en el sistema.

La quinta de las propuestas pasar por "apoyar el liderazgo europeo en tecnologías verdes, incluyendo una ambiciosa política de investigación y desarrollo", mientras que la sexta consiste en impulsar "un mix energético diversificado, eficiente y bajo en emisiones de carbono". El grupo también aboga por elevar las rutas de suministro energético a Europa, avanzar en el mercado interno europeo y remunerar "la capacidad disponible y cualificada como un servicio para garantizar la seguridad de suministro del sistema energético".

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, considera que el sistema eléctrico español requiere "una solución parecida a la de la banca" y se muestra partidario de solicitar fondos europeos para acabar con el déficit de tarifa. "En España intentamos hacer una reforma financiera con nuestros propios medios y no hubo manera. Hubo que pedir ayuda a Europa para que nos prestara dinero a un coste razonable", señala Galán en una entrevista con Actualidad Económica. "Aquí arrastramos el déficit de tarifa, que es una deuda avalada por el Estado, que nos están financiando a un spread que ha llegado a estar 100 puntos básicos por encima de los tipos de la deuda del Tesoro. ¿Por qué no podemos pedir fondos con unas condiciones similares a las de la banca?", se pregunta.

Para el presidente de Iberdrola, "la solución debe venir de Europa" y debería consistir en una respuesta "parecida" a la de la banca. El coste de la electricidad y la pérdida de competitividad suponen "un problema europeo", señala. Galán califica además de "positivo" que el nuevo mecanismo de revisión de precios de la luz ligue su evolución al mercado, pero considera que la propuesta del Ministerio de Industria "plantea problemas técnicos que requieren algún tiempo para ejecutarlos".

Sobre la reforma energética, advierte de que "algunas medidas reducen los ingresos a niveles asfixiantes". "No se puede condenar a las empresas a incurrir en pérdidas permanentes. ¿Quién dará la luz?", se pregunta. Además, asegura que algunas de las medidas del Gobierno no son "muy defendibles en los tribunales". "No se pude mirar retroactivamente lo que ganaste en el pasado para descontarlo de los ingresos futuros", afirma.