Público
Público

Iberdrola gana 2.353 millones, un 41% más, por la aportación de Scottish Power

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Iberdrola, la primera eléctrica española por capitalización bursátil, obtuvo en 2007 un beneficio neto de 2.353,7 millones de euros, lo que representa un incremento del 41,8 por ciento respecto al ejercicio anterior, gracias a la integración de Scottish Power, adquirida el año pasado.

Según comunicó hoy la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el resultado bruto de explotación (EBITDA) del grupo creció el 42,4 por ciento, hasta alcanzar los 5.538,3 millones, mientras que el beneficio neto de explotación (EBIT) fue de 3.697,6 millones, el 39 por ciento más.

Scottish Power, que consolida en las cuentas de la compañía desde el mes de abril de 2007, aportó el 24,4 por ciento del EBITDA (1.351 millones) y se ha convertido en el "motor del crecimiento" de la cuenta de resultados de Iberdrola, según destaca la eléctrica.

Las operaciones de la escocesa en el Reino Unido supusieron 1.188 millones y las de EEUU 163 millones.

Estas cifras no incluyen la aportación de los activos de renovables del grupo escocés durante el último trimestre de 2007, integrados ahora en Iberdrola Renovables, filial que cotiza en bolsa desde el pasado mes de diciembre.

La cifra de ventas del grupo alcanzó los 17.468 millones, lo que representa un incremento del 58,5 por ciento.

La compañía ha considerado que le corresponden unos derechos de cobro por el déficit de tarifa de 357 millones de euros, lo que supone un déficit de 1.000 millones para el conjunto del sector.

La eléctrica generó el año pasado 123.460 gigavatios-hora (GWh), un 34 por ciento más, por el impacto de la adquisición de la compañía escocesa y la buena marcha de Latinoamérica.

La producción en España descendió el 2,6 por ciento y se situó en 65.893 GWh debido al menor funcionamiento de las centrales nucleares.

A 31 de diciembre pasado, la deuda financiera neta del grupo era de 20.470 millones, frente a los 13.119 millones con los que cerró 2006, lo que arroja un ratio de apalancamiento (relación entre deuda neta y fondos propios) del 42,4 por ciento.

Por áreas de negocio, el EBITDA en el negocio energético liberalizado en España cayó el 38 por ciento, hasta los 1.250 millones, por el descenso de la producción de electricidad y el descenso de los precios en el mercado mayorista (26,6 por ciento).

Por el contrario, el resultado de explotación del negocio regulado fue de 978 millones, lo que supone multiplicarlo por más de cinco, gracias al aumento de la retribución de la actividad de distribución.

El EBITDA en Latinoamérica aumentó un 25,3 por ciento, hasta los 889 millones, por el crecimiento del volumen de generación en México y la mayor aportación del negocio de distribución en Brasil.

Si no se considera la depreciación del dólar (9,1 por ciento) ni la apreciación del real brasileño (2,4 por ciento) frente al euro el resultado de explotación bruto ascendería a 911 millones, un 28,5 por ciento más.