Público
Público

Iberdrola y Repsol deberán quitar su blindaje en un año

ACS y Sacyr ya no tendrán el límite del 10% en sus votos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Adiós al límite de votos para los accionistas de las empresas que cotizan en bolsa. El Congreso de los Diputados dio ayer luz verde definitiva a la reforma de la Ley de Sociedades Anónimas, que en breve publicará el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Con esta nueva ley, que sale adelante tras un pacto entre el PSOE y CiU, Iberdrola y Repsol tendrán que eliminar estos blindajes antes de que acabe junio de 2011. Esto beneficiará a sus primeros accionistas, las constructoras ACS y Sacyr, respectivamente, que ya no verán recortados sus derechos de voto al 10% sino que podrán votar íntegramente por sus participaciones del 12,6% y del 20% en cada caso.

Entrará así en vigor la polémica enmienda antiblindaje que el PNV, firme defensor de los intereses de Iberdrola, bautizó como 'enmienda Florentino' en alusión al presidente de ACS. Mientras, el diputado de Izquierda Unida Gaspar Llamazares afirmó sobre la norma que 'lo importante no es la ley, sino el pasajero', ya que afecta a empresas como Iberdrola, Repsol y Telefónica y que la ley se hizo respondiendo a 'intereses particulares', informa Efe.

Florentino Pérez y el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, están enfrentados en una verdadera guerra que el mes pasado comenzó a librarse en el campo de batalla judicial, cuando la eléctrica impugnó la junta de la constructora porque, según alega, no presentó una imagen fiel de las cuentas. El 8 de junio ACS respondió con otra demanda para impugnar, a su vez, la junta de Iberdrola que le quitó el consejero que había designado. La constructora lleva cuatro años siendo el primer accionista de la eléctrica e intentando entrar en el consejo de administración, pero Iberdrola la veta.

El Congreso también aprobó la reforma de las leyes del Mercado de Valores y de Auditoría. Esta última se adapta a la reciente directiva europea y busca reforzar la independencia de los auditores, que han acogido positivamente los cambios.