Publicado: 14.03.2014 20:38 |Actualizado: 14.03.2014 20:38

Iberia sella un acuerdo con su personal de tierra, que pone fin a años de conflicto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente ejecutivo de Iberia, Luis Gallego, ha calificado de "histórico" el acuerdo alcanzado con los sindicatos CCOO y UGT para los cerca de 8.000 empleados de tierra de la compañía, un pacto que marca "un hito" en la historia de la compañía y que permitirá, según el directivo, establecer los cimientos para que la aerolínea "avance en la senda de un crecimiento rentable y sostenible".

Las líneas del acuerdo pasan por mantener la rebaja salarial del 7% al colectivo (dejando sin efecto el recorte adicional del 4% cuando entren en vigor las medidas de productividad pactadas), congelación salarial hasta 2015, un nuevo cómputo de antigüedad y topes de progresión, nuevo ordenamiento laboral y un ERE voluntario, que incluirá prejubilaciones, recolocaciones diferidas y bajas incentivadas.

Gallego, quién subrayó que este último acuerdo sella la paz social con todos sus colectivos, ha valorado "el esfuerzo, la voluntad y el sentido común" de todos los integrantes en el acuerdo que "deja atrás años de conflictos y empieza a reconstruir el futuro de Iberia". "Es tiempo de pensar en el negocio, no en negociar", apuntó. En su opinión, con una base de costes competitiva se podrá acometer un desarrollo del negocio "rentable y sostenible", que permitirá a la compañía acometer nuevas inversiones así como la apertura de nuevas rutas o la renovación de flota. "Pero hasta que no tengamos confirmada una estructura de costes, y a esto sumemos los ingresos y la evolución de la demanda no podemos confirmar nuestros desarrollo del negocio en los próximos meses", justificó Gallego, para asegurar que !no hay una fecha concreta ni para apertura de rutas ni para renovación de flotas".

Este acuerdo, firmado este viernes en la sede de la compañía y que pone fin a unas dilatadas y duras negociaciones con los tres colectivos, es vital para la aerolínea, ya que llega días antes de que AENA convoque la primera fase de los concursos de handling en 43 aeropuertos de la red. "Estos acuerdos nos permiten presentarnos a estos concursos para ganar las licencias y competir con los mejores", defendió Gallego, quién hizo hincapié en que la empresa será "más competitiva y eficiente de cara al futuro en todos los servicios que realice".

Con este nuevo pacto, la compañía logra su objetivo de pactar medidas de productividad y condiciones laborales con los tres colectivos --pilotos, tripulantes de cabina (TCP) y personal de tierra-- con el objetivo común de "dotar a la compañía de una base de costes competitiva". El acuerdo, que CCOO y UGT someterá a su ratificación en asambleas la próxima semana, no cuenta con el apoyo de USO, CGT, CTA y el sindicato de técnicos de mantenimiento Asetma.

Iberia quiere ser una empresa rentable y sostenible, reiteró Gallego, y en ello se centrará "los próximos meses". El directivo se mostró convencido de que el acuerdo "será mejor a medida que avance el tiempo". La renovación de flota es considerada "primordial" para los sindicatos, que consideran que ello ayudaría a garantizar el empleo y consolidar la posición de la compañía como líder mundial. "Los sindicatos tenemos que ser capaces de poner a Iberia en el lugar que siempre estuvo y que jamás debió perder", afirmó durante la firma el secretario federal del sector aéreo de UGT, Francisco Rodríguez.

Tanto desde UGT como el secretario federal del sector aéreo en CCOO, José Antonio Herraez, destacaron el talante negociador de este nuevo equipo directivo, que ha permitido llegar a un acuerdo que ofrece "un gran futuro" para la compañía. Por ello, confían en que los sindicatos que no han firmado el acuerdo, sobre todo USO y Asetma, firmantes del acuerdo de mediación, reconsideren su posición y se adhieran al acuerdo "ya que compartían los principios".

En el acuerdo destacan las mejoras sustanciales de la productividad, especialmente en los negocios de handling y mantenimiento. Se mantiene la reducción salarial del 7% para el colectivo de tierra, ya fijada en el acuerdo de mediación, la congelación hasta 2015 e incrementos posteriores sujetos a la rentabilidad de la compañía. El 4% de la reducción salarial adicional quedará sin efecto cuando entren en vigor las medidas de productividad acordadas. Como el resto de acuerdos, tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de 2017.

Se establece además un nuevo cómputo para la antigüedad y nuevos topes a la progresión en varios colectivos, de acuerdo con la práctica común en el sector. Además en el negocio del mantenimiento se acuerda un nuevo ordenamiento laboral, basado en niveles de competencia y no en especialidades.

Al igual que en los acuerdos con los pilotos y TCP se establece un ERE voluntario que incluirá prejubilaciones, recolocaciones diferidas y bajas incentivadas. Los sindicatos calculan que el excedente de personal podría situarse entre las 2.000 y las 2.500 personas, de los cerca de 8.000 empleados de tierra de la aerolínea.