Público
Público

El IBEX pierde el 2,25 por ciento y los 7.800 puntos por el miedo a la quiebra griega

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El principal indicador de la bolsa española, el IBEX 35, perdía al comienzo de la sesión el 2,25 % y los 7.800 puntos, afectado por la potencial quiebra de Grecia, las desavenencias en el Banco Central Europeo (BCE) y las sucesivas advertencias del Fondo Monetario Internacional (FMI).

A las 09,10 horas el selectivo español perdía 177,70 y se situaba en 7.728 unidades, en tanto que el Índice General de la Bolsa de Madrid retrocedía el 2,17 %.

El resto de bolsas europeas acusaba también los rumores sobre la suspensión de pagos de Grecia con recortes del 2,93 % en París y del 2,71 % en Milán.

La Comisión Europea (CE) espera que el equipo de expertos de Bruselas, del Fondo Monetario Internacional y del Banco Central Europeo concluyan su misión de evaluación a Grecia antes de que acabe este mes, después de que durante el fin de semana los rumores sobre la inminente quiebra del país no hayan dejado de propagarse.

Ni siquiera el anuncio del Gobierno heleno de un nuevo impuesto inmobiliario conseguía tranquilizar a los mercados.

A la espera del desarrollo de los acontecimientos en Grecia, los inversores estarán atentos esta semana a los contactos entre el FMI y Grecia y a los datos del IPC de la zona euro y de Estados Unidos, país donde se publicarán datos de ventas minoristas y de confianza de los consumidores.

Hoy se abre en el seno de la Unión Europea el debate sobre el proyecto de marco presupuestario comunitario para 2014-2020, propuesto por la Comisión Europea en junio, que incluye la creación de una tasa sobre las transacciones financieras y un nuevo IVA comunitario.

Dentro del IBEX, OHL encajaba el mayor descuento (4,68 %), en tanto que los grandes valores del mercado sufrían pérdidas del 3,64 % para BBVA, del 2,73 % para Repsol, del 2,58 % para Iberdrola, del 2,05 % para Santander, del 1,51 % para Inditex, del 0,95 % para Telefónica, y del 0,90 % para Endesa.

El euro abría la sesión a la baja en el mercado de divisas de Fráncfort y se cambiaba a 1,3531 dólares, al tiempo que marcaba su mínimo en diez años frente al yen.