Público
Público

El Ibex recupera la cota de los 9.000 puntos que perdió hace dos meses

La hoja de ruta de la UE para la banca desata el ansia compradora en las bolsas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Gran merienda en la Bolsa en un día de fiesta espa-ñol. Los inversores se tomaron como un bálsamo el anuncio que hizo el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, sobre la hoja de ruta que marca Bruselas para que los bancos europeos consigan un mayor colchón de solvencia y dejen de estar tan cuestionados en los mercados. Aunque ya se sabe que el dinero es miedoso y conservador y lo que ayer vio como un avance mañana puede criticarlo porque los países tarden o no puedan ponerlo en marcha.

En todo caso, el ansia compradora se impuso ayer en toda Europa. Y la Bolsa española fue una de las más beneficiadas: el Ibex recuperó los 9.000 puntos que había perdido hace más de dos meses, el pasado 3 de agosto, debido a la crisis de confianza de la deuda española.

Poco después de empezar a desgranar Barroso las exigencias de solvencia a la banca, en torno a las tres de la tarde, el Ibex, que había ido recuperándose de un mal despertar, se desbocó. Cerró la sesión con un alza del 2%, en 9.027 puntos. Aunque fueron la aseguradora Mapfre y Mediaset, dueña de Telecinco y Cuatro, los dos valores que más subieron (un 6,7% y un 6,3%, respectivamente), el impulso del índice más importante del parqué español vino de la mano de los bancos, pese al castigo del martes de las agencias de rating Standard & Poor's y Fitch, que bajaron la nota a las principales entidades.

BBVA ganó un 3,97%; Santander, un 1,97%; y Banco Popular (que se fusionará con Pastor), un 1,13%. Las constructoras, como Sacyr y Acciona, también tuvieron su premio. Sólo Inditex, dueña del imperio Zara, se vio teñida de rojo, aunque levemente: se dejó un 0,38%.

La lectura menos amable de la fuerte subida de ayer es que, como otras veces, el dinero toma posiciones en ciertos valores para luego apostar a que bajan próximamente y lucrarse así con ello.

Independientemente del objetivo, el ánimo eufórico se apoderó de todas las bolsas europeas. Subieron más que la de Madrid el parqué de Roma (2,93%), el de París (2,42%) y el de Fráncfort (2,21%). Y el ansia compradora se contagió a Estados Unidos, donde el Dow Jonessubía, a media sesión, un 1,4%.

Las palabras de Barroso también sirvieron para mantener a raya la prima de riesgo española (la diferencia entre la rentabilidad de la deuda española y la alemana en el mercado). Bajó ligeramente, hasta los 293 puntos básicos (2,93 puntos porcentuales). Esto supone una buena noticia, ya que se mantiene al mismo nivel de principios de septiembre, cuando la situación de los mercados se había tranquilizado significativamente tras la debacle vendedora sufrida en agosto. De momento, el foco de los especuladores sigue más desviado hacia Italia.