Público
Público

El icono de la paz a subasta

Una casa de Nueva York ha anunciado la salida a subasta de varios objetos que pertenecían a Gandhi. El Gobierno indio está intentando paralizar la venta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La casa de subastas Antiquorum Auctioners continuará con la subasta de varias pertenencias de Mahatma Gandhi, ya que ha indicado que hasta hoy no tiene constancia de denuncia alguna por parte del Gobierno de India, que intenta frenar la venta.

'De momento, no hemos recibido ninguna notificación del Gobierno de India, pero estos objetos pertenecen a una colección privada y, si no salieran a subasta, permanecerían escondidos para el resto del mundo', ha explicado a Efe el director de la sede de la compañía en Nueva York, Julien Schaerer.

El lote a subasta, que espera alcanzar un precio final de entre 20.000 y 30.000 dólares (de 15.800 a 23.800 euros), incluye, además de las populares gafas metálicas del padre de la nación india, unas sandalias de piel, un plato y un bol con una inscripción grabada, y un reloj, así como varias imágenes de Gandhi. 'Ésta es una buena oportunidad para que alguien adquiera estos objetos y los ceda a un museo o al pueblo de la India', ha añadido Schaerer.

La subasta de las pertenencias de Mohandas Karamchand Gandhi ha sido polémica en el país del activista pacífico y el Tribunal Superior de Nueva Delhi ha dictado hoy una orden para intentar paralizar la venta del lote de objetos, que está prevista para el próximo jueves en Nueva York.

Según diversos medios de comunicación indios, el tribunal ha enviado un requerimiento judicial a la casa encargada de la subasta, que debe ser respondido antes del 6 de mayo.

El propietario de los objetos, el coleccionista de antigüedades de Los Ángeles James Otis, ha afirmado que está dispuesto a cancelar la subasta y donar esos objetos a India si el Gobierno toma medidas políticas que 'hagan a Gandhi sentirse orgulloso'.

En 1996, un tribunal indio ha dictado una orden similar con la que la corte logró parar la subasta de unos manuscritos de Gandhi en Londres.