Público
Público

ICV busca anclar a la izquierda el Govern vetando pactos con CiU

Saura supera el 90% de apoyos a su gestión política pese a recibir críticas suaves

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La crisis es el mejor acicate para anclar el Govern a la izquierda. Y conseguir que el PSC y Montilla se comprometan más con políticas que lleven el sello de la izquierda transformadora es el antídoto más eficaz para impedir que, bien con 'pactos nacionales' en asuntos como la educación y el desarrollo o bien con grandes coaliciones, CiU tenga protagonismo. Esa es la tesis que rezuman los discursos y documentos de la novena asamblea de ICV, que hoy concluye. En ella se habrá renovado una dirección en que Joan Saura seguirá como presidente y que elevará a Joan Herrera a secretario general y virtual sucesor.

El debate discurría ayer sin sobresaltos e incorporando muchas enmiendas, también de unos críticos con menos apoyo del vaticinado. La ponencia aclara que el objetivo es 'cerrar el paso a la derecha y centrar esfuerzos en conseguir mayorías y programas de izquierdas'. ICV intenta reforzar su perfil en el Govern obligando a Montilla a escoger entre ellos o CiU en temas como la ley de educación.

El PSC sabe que cuenta con ellos para 'mayorías de progreso'. Pero no gratis. Una de las enmiendas introducidas señala que la prioridad son 'los acuerdos programáticos' y que sólo su 'coherencia' justifica que ICV entre en los gobiernos. Avisa que los pactos de izquierdas, pese a que son la única posibilidad contemplada, 'no son una obligación en sí mismos' y que se puede estar en la oposición o dando apoyos externos para impedir que la dercha llegue al poder.

Por la mañana los portavoces territoriales intervenían para valorar el informe de gestión que el viernes presentó Saura no sin autocrítica por su gestión en el Govern y el partido. La comunicación del presidente se aprobó con más del 90% de apoyo. De los menos de 500 delegados presentes en la votación, sólo 35 se abstuvieron siguiendo la consigna del sector crítico más organizado, el Manifest de Maig.

Saura explicó que están 'cambiando las políticas' de los gobiernos de CiU. Pero pese a todo oyó críticas. Los que más elevaron el tono fueron el ex conseller Salvador Milà, que tomó la palabra por el Maresme y el Vallès Oriental. Avisó contra las políticas de 'maquillaje' en asuntos como el Cuarto Cinturón, una infraestructura viaria a la que ellos se oponen pero que CiU y el PSC anhelan, e indicó que 'no hacer ruido' para estabilizar el Govern 'no es un fin'. Milà apoyó el pacto con PSC y ERC pero, en la línea de las enmiendas, afirmó que ICV debe exigir a Montilla 'lealtad' al contenido.

Ya en clave interna, tanto Milà como los representantes de Girona y Ebre, quejosos con la política del agua de la Conselleria de Medio Ambiente, pidieron una cúpula dialogante e implicada en el día a día. Saura cogió el guante: 'Queréis más presidente y os aseguro que lo tendréis', afirmó. La amplia dirección que hoy se vota, y que más adelante creará un grupo coordinador reducido que, por lo inédito, generó cierta expectación, se negoció a lo largo de todo el día.

Con la secretaría general amarrada, Herrera encajaba piezas con Saura. Un nuevo secretario de organización de su confianza y con dedicación plena era una exigencia. Jordi Guillot, secretario general saliente, ocupará una de las vicepresidencias pese al malestar por la forma en que, el jueves, anunció su retirada. Lluís Moreno, Laia Ortiz -que será portavoz-, Mercè Claramunt o Hortènsia Grau apuntaban para el resto. En el Parlament Dolors Camats será la portavoz y Jaume Bosch pasará a presidir el grupo.

Los debates también abordaron qué hacer si el TC recorta el Estatut. La dirección apostaba por no ir muy allá a la espera de la indulgencia y se quedaba en una llamada a la unidad. Pero el sector soberanista de la formación, de creciente influencia con el eurodiputado Raül Romeva al frente, introdujo una enmienda para que ICV no acepte 'ningún recorte' y que si lo hay derive en una respuesta institucional unitaria pero también en 'la movilización democrática de la ciudadanía'.

MODELO DE ESTADO
Del referente estatal al Estado propio

Federalismo

Un paso más

El peso de los soberanistas se notó. La dirección de ICV se vio forzada a subir el listón del 'federalismo asimétrico' que históricamente ha defendido en sus documentos. La ponencia que se aprobará hoy recuerda que la independencia tiene el apoyo de más del 30% de la población y reclama 'un Estado propio' para Catalunya. Eso sí, dentro de un 'Estado español federal y plurinacional'.

La relación con IU

Que les vaya bonito


Pero subir el tono en lo nacional no implica que ICV esté por la labor de soltar todas las amarras en lo que a referentes estatales se refiere. Saura lamentó la situación de IU, con quien han venido compartiendo espacios institucionales. 'Deseo que les vaya mejor porque si no es así difícilmente tendremos buenos resultados en las generales y sufriremos también en las catalanas', afirmó antes de ratificar la voluntad de su partido de hacer política 'más allá de Catalunya'.

La alianza con EUiA

Buscar más diálogo

En cuanto a EUiA, el referente de IU en Catalunya con el que los ecosocialistas mantienen una pacto electoral desde que Julio Anguita y Rafael Ribó rompieron, el presidente de ICV se mostró abierto a ir más allá en la relación pero indicó que antes debe haber 'más diálogo y debate'.