Público
Público

Ida, debilitada a tormenta tropical en el golfo de México

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El huracán Ida se debilitó el lunes a una tormenta tropical mientras se acercaba a las instalaciones petroleras y gasíferas en el golfo de México y está previsto que afecte a la costa de Estados Unidos en la madrugada del martes, dijo el Centro Nacional de Huracanes (CNH).

Las previsiones indicaban que Ida tocará tierra en alguna zona entre Luisiana y Florida. Con su previa fuerza de huracán, desencadenó deslaves a inundaciones que causaron 130 muertos en El Salvador.

Los vientos máximos sostenidos de Ida disminuyeron a 113 kilómetros por hora (kph) y es poco probable que vuelva a ganar fuerza de huracán antes de que toque tierra, dijeron meteorólogos estadounidenses.

Ida representó la primera amenaza real de tormenta de la temporada de huracanes 2009 para la producción de petróleo y gas del golfo de México y forzó a algunas compañías a cerrar plataformas costa afuera y evacuar personal.

Los futuros del petróleo subían el lunes más de un dólar, por encima de los 79 dólares por barril, debido a temores a que Ida pudiera afectar suministros de petróleo y gas de Estados Unidos.

El puerto petrolero costero de Luisiana, el único terminal en Estados Unidos capaz de recibir a petroleros de gran tamaño, suspendió las descargas desde buques debido al agitado movimiento del mar. Independence, una importante instalación marina de procesamiento de gas natural, también fue cerrado.

En el golfo de México se produce cerca de un cuarto de la producción de petróleo de Estados Unidos y 15 por ciento de la de gas natural. Además, en la costa del Golfo se ubica el 40 por ciento de la capacidad de refino del país.

LUISIANA EN ESTADO DE EMERGENCIA

El centro de huracanes con sede en Miami levantó las alertas de huracanes para la costa estadounidense del golfo y dijo que una alerta de tormenta tropical estaba sin efecto desde Grand Isle, Luisiana, hasta Aucilla River, Florida.

La alerta de tormenta tropical incluyó a la ciudad de Nueva Orleans, que aún se recupera de la devastación provocada por el huracán Katrina en 2005.

El gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, declaró el estado de emergencia el domingo, permitiendo al Gobierno movilizar soldados y equipos de rescate.

El CNH había degradado a Ida desde un huracán categoría 2 a uno categoría 1, el rango más bajo de los cinco de la escala de intensidad Saffir-Simpson, para luego volverla a degradar a una tormenta tropical.

En El Salvador, los ríos superaron de sus cauces y las faldas de algunos cerros colapsaron debido a las persistentes lluvias que dejó el paso de Ida, aislando algunas zonas del interior del resto del país y causando 130 muertos.

Ida pasó sin que se reportaran víctimas ni daños en zonas turísticas claves del Caribe mexicano como Cancún, Playa del Carmen o Cozumel, donde descargó lluvias intermitentes con ráfagas de viento. Las autoridades de la zona levantaron las alertas a la población.

La tormenta descargó lluvias torrenciales a comienzos de esta semana en la costa caribeña de Nicaragua. Cerca de 5.300 personas permanecían aún en albergues, y el presidente del empobrecido país, Daniel Ortega, dijo el sábado que pedirá préstamos por valor de cerca de 4,4 millones de dólares para resarcir los daños.