Diario Público
Diario Público

La Iglesia atrae más solidaridad que las ONG

Los obispos ganan 241 millones con el IRPF y superan ya a la casilla de "fines sociales"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Marcar la casilla no cuesta nada y, sin embargo, rinde mucho". Así explicaba ayer el secretario general de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, con visible satisfacción, los resultados de la última campaña de la Renta que, como adelantó este viernes Público, resultan claramente beneficiosos para la Iglesia católica.

Las cifras definitivas superaron incluso la mejor de las expectativas de los obispos. El Estado les financiará con 241,3 millones de euros procedentes del IRPF, 67,5 millones más que el año pasado, un incremento del 38%.

Además, por primera vez desde 2000, cuando empezó a ser posible marcar en la declaración las dos X ("Iglesia católica" y/o "fines sociales"), la recaudación de los eclesiásticos superó a la de las ONG, aunque fuera sólo por un millón de euros. La Plataforma de ONG de Acción Social, que también ha presentado un informe de sus ingresos, afirma que a través de su casilla han sumado 240 millones de euros. Sus ingresos han crecido además en un porcentaje similar al de la Iglesia.

El porcentaje de declaraciones en las que se marcó la X en favor de la asignación a la Iglesia alcanzó el 34,38%, casi un punto (0,93) por encima de 2007 (33,45%). Se vuelve a superar el nivel del 34%, algo que no sucedía desde la declaración de 2002. Antes, la casilla de los obispos solía rondar el 39%. Un porcentaje que, a día de hoy, el Episcopado no se puede plantear. Tampoco le preocupa demasiado: en Italia se tardaron muchos años en subir un punto porcentual, algo que la Iglesia española ha logrado en sólo un año.

En términos absolutos, la casilla de la Iglesia sedujo en 2008 a siete millones de declarantes, 475.000 más que el año previo (si bien en 2008 hubo 900.000 declaraciones más y además se contabilizaron por primera vez a estos efectos los declarantes de País Vasco y Navarra, que suman 1,2 millones).

Dado que muchas de las declaraciones favorables fueron conjuntas, el Episcopado presumió de que "el número de contribuyentes que asignaron a favor de la Iglesia en la pasada primavera superó los 8,5 millones". "Y eso que la mayoría de los sacerdotes o de los ancianos que van a misa, no declaran", argumentó Martínez Camino.

¿A qué se debe este aumento en la financiación de la Iglesia? Según explicó el gerente de la Conferencia Episcopal, Fernando Giménez, en la subida "confluyen varios factores". Entre ellos, evidentemente, se encuentra el incremento del coeficiente de asignación del 0,52% al 0,7% aprobado por el Gobierno socialista, que se aplicó en el ejercicio fiscal de 2007, correspondiente a la campaña de 2008, por segunda vez.

Giménez también abundó en "la evolución de la economía" y reconoció los frutos obtenidos gracias a la campaña de comunicación lanzada el pasado año por el Episcopado, con un coste de 3,2 millones de euros, que los obispos piensan repetir en futuras ediciones.

El gerente quiso dejar claro que, en opinión de la Conferencia Episcopal, con el nuevo sistema de recaudación, que elimina el antiguo complemento presupuestario, que garantizaba unos ingresos mínimos, "el Estado ya no financia a la Iglesia, sino que son los fieles". "Éste es el modelo por el que apostamos", subrayó.

Teniendo en cuenta las partidas del Fondo Común Interdiocesano (lo más parecido a un presupuesto de la Iglesia española) para 2009, la Conferencia Episcopal tenía previsto ingresar este año 210 millones de euros (el 94,1% de su presupuesto global) por la asignación tributaria. Las cifras fueron aprobadas en noviembre, cuando todavía no existían datos fiables sobre el resultado de la declaración, aunque había ya "buenas perspectivas".

El nuevo excedente de 31 millones previsiblemente pagará el IVA del pasado año desde 2007, la Iglesia ya no está exenta de este impuesto.

El próximo mes de mayo los obispos explicarán en qué invierten lo recaudado por el IRPF que, como recordó Giménez, "sólo supone entre el 20% y el 25 % de los ingresos" totales de la Iglesia española. Aunque, como también apuntó, no es lo mismo su peso en las diócesis urbanas donde la asignación tributaria apenas supone el 10% del presupuesto total que en las pequeñas y rurales, en las que el IRPF supera el 75% de los fondos diocesanos.

A fin de cuentas, ¿cuál es el sueldo de un cura? ¿Y el de un obispo? Al propio Martínez Camino le costó un poco recordar lo que cobra: "Los sacerdotes cobran en torno a 800 euros y los obispos, alrededor de 1.000. Como verán, todos somos mileuristas".