Público
Público

La Iglesia Católica abre sus puertas al turismo en la Costa del Sol

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al igual que ocurre con los hoteles y restaurantes de la Costa del Sol, la Iglesia Católica ha decidido adaptarse a la realidad turística de la zona con la introducción de mensajes durante la Eucaristía, confesiones, bodas y entierros en distintos idiomas para captar devotos de todo el mundo.

Con el paso del tiempo las nuevas corrientes culturales también hacen mella en la Iglesia, tanto que ya no es preciso escuchar misa ataviado con la toquilla o el traje de los domingos. Aquella vieja estampa queda para el recuerdo y los devotos acuden previstos del bañador y la sombrilla de playa.

En este empeño de dar una imagen más cercana de la casa de Dios para los turistas, los sacerdotes han editado unos trípticos que recogen los horarios y la ubicación de los templos para repartirlos en los establecimientos hoteleros del litoral.

Se dice que la necesidad agudiza el ingenio y algo así le ocurrió al padre Guillermo Tejero, responsable de una parroquia de Torremolinos (Málaga), quién comenzó a introducir comentarios en inglés e italiano a lo largo de la misa tras observar un alto índice de extranjeros entre los feligreses.

Tejero, de 31 años, ha ejercido su vocación en iglesias de Boston (Estados Unidos) y Roma (Italia) y desde hace poco más de un año en la Costa del Sol, su tierra natal, donde decidió introducir comentarios al inicio de la misa y dependiendo del número de foráneos lee del evangelio en distintas lenguas.

Y no es para menos, ya que, según ha contado a Efe, normalmente la tercera parte de las personas que acude a sus misas son extranjeros, aunque en invierno esta cifra llega a superar el sesenta por ciento.

Aunque admite que su pronunciación no es la correcta, afirma que estos turistas valoran mucho su esfuerzo. No obstante, confiesa, oficia entierros, bautizos e incluso bodas en inglés e italiano.

Así, poco a poco, se ha hecho con el cariño de los devotos, españoles y "guiris", quienes celebran juntos la Eucaristía aunque fuera no lleguen a entenderse más allá del típico "hello" y el "goodbye".

Tejero ha indicado que "a pesar de las fronteras dialécticas, la creencia es la misma para todo el mundo". Sin embargo, ha explicado que durante sus años como cura ha observado diferencias en el modo de vivir la religión, como que "los irlandeses van a misa en familia y los españoles lo hacer de una forma más individual".

Elisabeth Roberts, irlandesa de paso por la Costa del Sol, agradece mucho esta iniciativa, ya que dice que puede seguir en contacto con sus creencias y, al mismo tiempo, enterarse de lo que se dice en las ceremonias.

En la misma línea que el padre Tejero se encuentra Manuel Torres, párroco de Arroyo de la Miel (Benalmádena), uno de los creadores de unos dípticos en cinco idiomas, usado en más de cuarenta iglesias de Málaga, para facilitar a los sacerdotes la administración de sacramentos a las personas que no hablan español.

Marbella es otro de los municipios implicados en esta práctica y donde José López celebra más de sesenta bodas en inglés al año, además de ampliar el número de misas durante la temporada estival, con una los domingos a las 22.00 horas, y ofrecer mensajes de bienvenida en distintas lenguas en las televisiones locales.

En el otro extremo del litoral, en Nerja, Andrés Pérez también lleva a cabo ceremonias y eucaristías en la lengua de Shakespeare y destaca que entre el sesenta y setenta por ciento de las bodas que celebra las hace en este idioma, debido a la gran colonia inglesa que reside en el municipio.