Público
Público

La Iglesia católica se salva de la crisis económica

200.000 contribuyentes más han marcado su casilla en el IRPF

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La crisis también afecta a la Iglesia católica pero menos. En mitad de una voraz reforma laboral, con recortes de todo tipo en el horizonte, la Iglesia católica ha visto cómo no sólo no deberá renunciar a la exención del IBI y de otros impuestos, sino que han marcado su casilla en el IRPF 200.000 contribuyentes más, que en el ejercicio anterior. Pese a todo, la cantidad que ingresará a cuenta de los Presupuestos Generales del Estado será de 248,3 millones de euros, 1,1 menos que el año pasado. 'El impacto de la crisis se ha notado', apuntó este miércoles, exultante, el portavoz del episcopado, Juan Antonio Martínez Camino, quien calculó que, sumando las declaraciones conjuntas, 9,2 millones de españoles han marcado la casilla de la Iglesia católica en la declaración de la renta; es decir, un 35,71% del total.

No hubo, como es preceptivo desde el acuerdo de 2007, presentación de la memoria económica del destino de los fondos del IRPF, y sí una defensa a ultranza del papel de la Iglesia, a través de organismos como Cáritas y los comedores sociales, para paliar los efectos de la crisis.

El episcopado afirma que los concordatos 'no son una anomalía ni un privilegio'

'La Iglesia no recibe nada de los Presupuestos Generales del Estado, sólo de las aportaciones voluntarias de los fieles', apuntó el portavoz episcopal, faltando a la verdad, puesto que cada fin de año, en los Presupuestos Generales del Estado, se habilita una partida mensual a cuenta que en este ejercicio es de 13 millones de euros para la financiación eclesiástica. 'La Iglesia católica no tiene ninguna partida en ese sentido', insistió Camino, recalcando que 'otras instituciones sí la tienen: sindicatos, partidos...'. 'Si ningún contribuyente quisiera marcar la 'X', la Iglesia no recibiría nada. Es la única institución que todos los años somete a la voluntad de los contribuyentes el dinero que recibe', añadió el portavoz, apuntando que si en el último ejercicio se hubiera mantenido el número de españoles que marcaron la casilla, en lugar de aumentar, la Iglesia podría haber recibido entre cinco y ocho millones de euros menos. 'Tal vez porque saben que en época de crisis la acción de la Iglesia es absolutamente necesaria', remachó.

Preguntado sobre si la Iglesia podría aceptar la renuncia al IBI u otras exenciones, el gerente del episcopado, Fernando Giménez, intentó explicar que 'el régimen fiscal de la Iglesia no deriva de los Acuerdos Iglesia-Estado, sino de la Ley de Mecenazgo. En materia de IBI, tenemos el mismo tipo fiscal que cualquier fundación. No hay un régimen de privilegio en ningún caso'.

IU ha pedido en el Congreso rebajar en un 20% la asignación al clero

Martínez Camino no quiso entrar en otro tema que no fuera el del dinero de la Iglesia. Así, evitó pronunciarse sobre la reforma laboral o los cambios en la Ley del Aborto o en educación. Tampoco quiso entrar el portavoz en la petición del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, de denunciar los Acuerdos Iglesia-Estado, aunque sí quiso dejar claro que los concordatos 'no son una anomalía ni un privilegio, sino el modo habitual en que la mayoría de estados en el mundo se relacionan con la Iglesia católica'.

Por otra parte, este miércoles se supo que el obispo de Solsona, Xavier Novell, rebajará su sueldo un 25%, pasando de cobrar 1.200 a 900 euros. 'No podemos quedarnos impasibles', defiende el obispo en una pastoral, en la que insta a los empresarios a crear puestos de trabajo y a no convertirse en 'ricos insensatos'.

En el ámbito político, IU quiere que los recortes del Gobierno lleguen también a la Iglesia. Su diputado Joan Josep Nuet, registró este miércoles una iniciativa en el Congreso para que el Ejecutivo extienda el recorte del 20% en subvenciones que ya ha decidido aplicar en 2012 para luchar contra el déficit a los sindicatos, la patronal y los partidos, informa Íñigo Adúriz. En el texto, Nuet insta al Gobierno a que aplique la tijera 'en un 20%' a la asignación tributaria a la Iglesia en el IRPF consignada en los Presupuestos con la finalidad de que 'la Iglesia participe en el esfuerzo colectivo necesario para superar la crisis'.