Público
Público

"La iglesia española tiene la tentación de influir en la política vasca"

El presidente del EBB del PNV opina que los obispos vascos no son "rebeldes" sino "consecuentes con la realidad social"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, defendió hoy que los obispos vascos no son 'rebeldes', sino 'consecuentes con la realidad de una comunidad diferenciada', y consideró que la Iglesia católica española está 'gobernada por unos jerarcas con la tentación de influir en la política vasca' mediante los nombramintos, en referencia a la polémica surgida en torno a la designación de José Ignacio Munilla como obispo de San Sebastián.

A su juicio, 'detrás de los movimientos que hay provenientes de la jerarquía de la Iglesia católica del Estado español hay una ideología conservadora, que puede estar pensando en un tipo de sociedad que no es la del siglo XXI, sino en una anterior'.

'Sin ánimo de entrar en una polémica de la política y la religión, yo tengo que hacer ver a la ciudadanía que han sido la propia Iglesia católica y la jerarquía de la Iglesia católica en el Estado español las que se han entrometido en el ejercicio de la política, la que ha criticado al nacionalismo y la que ha reivindicado la unidad de España', apuntó.

Además, manifestó que 'la propia jerarquía de la Iglesia católica tiene medios de comunicación social que han hecho, desde sus altavoces, una campaña permanente en lo que es la opción política'. 'No creo que vamos muy desencaminados cuando pensamos que la Iglesia católica en el Estado español está gobernada por unos jerarcas que tiene una tentación de influir en la política. Y eso se resume también en lo que puedan ser los nombramientos para la Iglesia vasca', afirmó.

En su opinión, los obispos vascos no son 'rebeldes', sino 'consecuentes con la realidad social, con la realidad cultural y con la realidad histórica de una comunidad diferenciada, como es la vasca'.

'Como creyente, estoy absolutamente capacitado para decir que la Iglesia católica vasca siempre ha estado en contra del terrorismo, siempre se ha manifestado por buscar caminos para la paz y siempre ha tenido en cuenta cuál es la situación de las víctimas del terrorsmo', aseveró.

Además, se refirió al tiempo que se vive de 'no atentados por parte de ETA y, supuestamente, de no práctica del terror', aunque también de 'no alto el fuego'. Por ello, señaló que hablar de que puede haber un incipiente proceso de paz o un proceso en el que la izquierda condene la violencia 'es entrar en conjeturas'.

'A mí lo que me preocupa realmente es que ETA no ha anunciado el alto el fuego definitivo, para siempre. Y lo que me preocupa también es que todo ese mundo ande jugando con el tiempo cuando es tan fácil como decirle a ETA: 'tú no tienes por qué influir en política y no tiene sentido la violencia con una supuesta justifcación política'', señaló.

Iñigo Urkullu afirmó que, cuando todavía se mantiene 'la práctica del terror' porque éste no sólo se circunscribe a los atentados, sino también a los 'sabotajes, artefactos que no tienen como objetivos los seres humanos, pero sí materiales'. 'Cuando hablamos de la amenaza, del chantaje, de la extorsión, hablamos de la situación en la que viven las personas amenazadas, no como objetivos potenciales de un atentado, sino las personas amenazadas por el chantaje, la extorsión y la coacción. El terror es todo eso y, por supuesto, que todavía se mantiene', dijo.