Público
Público

La iglesia italiana carga contra Celentano por su show en Sanremo

El cantante tachó de "inútiles" dos publicaciones católicas y pidió su cierre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cuando tratas durante años de que un animal mediático como Adriano Celentano no aparezca en la televisión pública por miedo a lo que diga, lo menos que puede pasar es que si lo vuelves a contratar la líe. Y así ocurrió el pasado martes durante la gala inaugural del Festival de Sanremo.

El cantante protagonizó una actuación que será recordada por años y no por su calidad, sino por haber atizado a todo lo que no le gusta de la Italia de hoy.

Celentano apareció en el escenario entre ruidos de bombas y sirenas y a la primera que disparó se topó con la iglesia: 'Dos publicaciones inútiles como Avvenire y Famiglia Cristiana deberían cerrar por dedicarse a hablar de política en lugar de hablar de dios', dijo.

La Conferencia Episcopal reaccionó ayer por la mañana con una nota de la agencia católica Sir, en la que aseguraba que 'cuando la ignorancia se apodera de un micrófono es necesario contestar'.

En un editorial, 'Famiglia Cristiana', acusó a Celentano de ser 'sólo un pequeño activista de la hipocresía, un falso exégeta de la moral cristiana que se aprovecha de la televisión para llevar a cabo sus venganzas privadas'. Por su parte, el director de Avvenire, Marco Tarquinio, fue directo a la yugular: 'Todo esto es porque denunciamos que con lo que él le cuesta a la Rai se podrían pagar un año entero las sedes de la televisión pública en Asia, América Latina y África'.

Celentano pidió a la cadena 300.000 euros por cada noche que actuara en el festival, lo que levantó un gran revuelo pese a que donará el dinero a la ONG Emergency.

Pero la cosa no acabó ahí. Celentano dijo que el nombramiento del Gobierno de Mario Monti con sus ministros ocupando la primera fila 'ha acabado con la soberanía de los italianos'; cargó contra el Tribunal Constitucional por haber desestimado el referéndum para cambiar la Ley Electoral después de que se hubieran recogido 1,2 millones de firmas; y acusó de censura a la dirección general de la Rai.

La respuesta de la responsable de la cadena, Lorenza Lei, fue inmediata. Por la mañana envió a Sanremo al subdirector Antonio Marano para que controlara los contenidos del festival y el presidente de Rai 1, Mauro Mazza, se quiso 'desvincular' de las palabras de Celentano. No se sabe si el cantante volverá al escenario, pero la audiencia le dio la razón: un 48% de share superando la cifra del año pasado.