Publicado: 28.01.2014 07:00 |Actualizado: 28.01.2014 07:00

Ignacio González suelta lastre con la vista puesta en 2015

La renuncia a la privatización sanitaria, uno de sus planes estrella, va en la línea que mantiene desde principios de año para convencer al PP de que debe ser el candidato

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Aunque la decisión hacía saltar por los aires sus planes, su objetivo no estaba del todo perdido. Lo único que había hecho ayer el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) era mantener la medida cautelar de suspensión de la privatización sanitaria, a la espera de la sentencia. Y sin embargo, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, decidió adelantarse y aparcar ipso facto uno de sus planes estrella: la externalización de los servicios de seis hospitales públicos de la región. Además, su determinación se llevó por delante a su ya exconsejero Javier Fernández-Lasquetty.

Detrás de este cambio de parecer está una estrategia que tiene fecha final: la primavera de 2015 en la que se celebrarán las elecciones a la Presidencia de la comunidad. Es cierto que el nuevo varapalo del TSJM se suma a fracasos como el de Eurovegas o las olimpiadas, y a escándalos como la imputación de su mujer por las irregularidades en la compra de un ático en Marbella. Todo ello hace pensar en que el PP no contará con González para la candidatura del año próximo. Pero lo ocurrido ayer parece dar muestras de que el sucesor de Esperanza Aguirre está dispuesto a dar la batalla, y de que tiene un plan. 

Miembros de su partido en Madrid reconocen que el presidente regional busca su propio espacio electoral con el objetivo de revertir los pésimos resultados que obtiene en las encuestas internas con las que trabaja el PP. Se trata, explican, de conseguir remontar para que la dirección del partido que lidera el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no pueda decirle que no a su candidatura para la Presidencia de la comunidad en 2015, informa Ana Pardo de Vera.

En esa línea se enmarcaría la decisión que adoptó ayer, para la cual no dudó en acabar con la carrera política de Fernández-Lasquetty. Y con ese objetivo anunciaba el pasado día 8 una bajada "histórica" de impuestos en la Comunidad de Madrid para "estimular la actividad económica". González lanzó entonces una recomendación para Rajoy, a quien incitó a apostar por una "fiscalidad baja". Y se atrevió incluso a cuestionar la subida del IVA cultural impuesta por el Ministerio de Hacienda de Cristóbal Montoro, al considerar que "está perjudicando al sector y habría que revisarla".

Ambas iniciativas escocieron en la dirección del PP de la calle Génova. De hecho, la número dos del partido, María Dolores de Cospedal, evitaba ayer mostrar un apoyo explícito a González para su hipotética candidatura en 2015. En una entrevista en ABC, se limitaba a manifestar la confianza de los conservadores tanto en él como en la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, pero no aclaraba si les respaldará de cara a las elecciones.

Tal y como contó Público el mes pasado Rajoy lleva tiempo tanteando con sus asesores la posibilidad de sustituir a Botella y a González. El presidente del Gobierno maneja nombres que van desde Soraya Sáenz de Santamaría hasta Manuel Pizarro, pasando por Cristina Cifuentes, Pío García-Escudero o Esperanza Aguirre. El máximo líder del PP no se decantará por ningún candidato hasta finales de este año, pero las perspectivas son tan negras que ya ha empezado a preparar el terreno.