Público
Público

"La ignorancia también es importante en la música"

Niño Josele propone "otra forma de ver el flamenco" en 'Española'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Gitano de cuna, descendiente de una larga dinastía de tocaores almerienses y discípulo de Paco de Lucía. Niño Josele (1974), obrero de la guitarra con un pie puesto en el mestizaje y el otro en la tradición, hace tiempo que encontró nuevos recursos más allá del flamenco.

Tras acompañar en los últimos años a Diego el Cigala y Enrique Morente, el guitarrista publica Española, su quinto disco como solista producido por Fernando Trueba.

Niño Josele responde con picardía de barrio y honestidad. Él va a su aire, arriesgando en cada disco, reinterpretando el género. Primero con el jazz y, ahora, tambien con música caribeña. 'El mundo demanda cosas nuevas. Respeto los códigos del flamenco, pero los músicos tienen que dejarse llevar. Los jóvenes tenemos que aprender que podemos llevar el flamenco a otro nivel', dice el guitarrista.

En el nuevo álbum, Niño Josele homenajea a sus tres grandes maestros. Bebo Valdés (Zapateado para Bebo), Paco de Lucía (Camino de Lucía) y... Bille Evans. 'Estoy enamorado de su música. Escucho jazz desde que tengo siete años. Por las noches, me encerraba en mi cuarto y escuchaba la radio. Cogía cintas y empezaba a grabar todos los programas en los que emitían jazz. De ahí viene mi intuición hacia otras músicas', confiesa.

'De Evans me gusta su musicalidad. Todo lo suyo sonaba muy mágico, pero yo no sabía era que tenía una formación clásica. Se nota si te paras a escucharlo. Era increíble, le gustaba tocar cosas de otros y darles la vuelta. Sabía hacer versiones y tenía mucha imaginación', reflexiona.

Para este nuevo disco han colaborado el saxofonista Ralph Bowen y el trompetista Michael Philip, pero la estrella es el también saxofonista Phil Woods, un grande 'a la altura de Charlie Parker' que participa en dos canciones, ¿Es esto una bulería? y Waltz for Bill. 'Colaborar con estos músicos ha sido un gran reto. Fernando [Trueba] me dijo: ‘este disco va a ser distinto y vas a tocar con gente con la que no has tocado nunca. Gente de fuera muy buena y muy preparada'', comenta.

La rumba, un género despreciado por los puristas del flamenco, también tiene su espacio con Gloria bendita, una de las más destacadas del disco. 'Es imposible decir si el 'look' es flamenco o popero; sólo sé que quería que tuviera aire cubano', declara Niño Josele.

Como dice en los créditos del disco, Española ha sido grabado a pelo, con guitarras en directo y sin edición. 'Los grandes músicos en el jazz tocan los temas del tirón. Un trabajo de edición, con retoques, no es natural. La música sale un poco fría y te diviertes menos. Es un trabajo de técnico, no de músico'. Además, casi todo fue grabado a una toma.

'La primera toma es siempre la mejor. Por el estado de ánimo, por las ganas, por la imaginación....si preparas mucho una canción la empiezas a destruir porque la adornas de mala manera. Al final te quedas con la primera toma, que es siempre la más sencilla', subraya.

Para tocar con ellos, decidió que debía dar algunas clases, en plan autodidacta. 'La gente me dice: 'pero si a tí no te hace falta estudiar'. Y sí que hace falta. Además, la guitarra nunca se deja de aprender. El problema es que también puede ser un arma de doble filo. La ignorancia es importante en la música. Cuanto más natural mejor'.

Niño Josele presentó Española en la ciudad en la que despuntó Evans, Nueva York. Allí actuó, la semana pasada, durante seis noches seguidas. 'El flamenco es una música de raíz y por eso engancha a la gente. El cante es más duro de entender, pero la música instrumental es más abierta. Además, fuera no es como aquí: no te ponen etiquetas', apunta el músico.

Niño Josele tiene dos vidas. Aunque pasa por su mejor momento como solista, no olvida su otra actividad: la de acompañamiento. Ha tocado para Diego el Cigala y Enrique Morente y también escoltó a Paco de Lucía en su última gira. 'Paco es mi guía. Ni en mis mejores sueños habría imaginado que iba a tocar con él. Con Paco te das cuenta de la verdad de la guitarra. Con él, la guitarra cambió, y mi vida también', concluye.