Publicado: 20.05.2014 17:57 |Actualizado: 20.05.2014 17:57

Igualdad Animal denuncia los maltratos "generalizados" en granjas de conejos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Animales hacinados en jaulas metálicas sucias, sin luz ni ventilación y junto a los cuerpos de otros conejos en descomposición; animales con heridas abiertas e infecciones que no reciben atención sanitaria; granjeros que matan conejos a golpes, mientras otros sufren una lenta agonía antes de morir desangrados: es la realidad que muestra la última investigación de Igualdad Animal, presentada este martes.

"Es la mayor labor de documentación de la actividad de la industria cunicultora a nivel estatal", asegura a Público Javier Moreno, cofundador y portavoz de Igualdad animal. "Ante la magnitud de las evidencias que estamos mostrando tiene que haber una respuesta inmediata, son granjas escogidas al azar. Hablamos de cuestiones generalizadas, hablamos de cuestiones importantes, y la sociedad debe saber esto, que vea que el maltrato animal es algo generalizado en las granjas", denuncia.

"La sociedad debe ver que el maltrato animal es algo generalizado en las granjas", sostiene Moreno 

En un estudio presentado este martes en Madrid, que les ha llevado a recorrer cuatro mataderos y 70 granjas españolas durante dos años -aseguran que algunas incluso han sido premiadas por la industria- han podido ser testigos de las pésimas condiciones a las que son sometidos estos animales.

El vídeo resultado de la investigación, presentado por el actor Pablo Puyol, muestra también las consecuencias que este trato tiene en sus comportamientos: peleas entre los conejos encerrados en espacios minúsculos, animales que orinan unos sobre otros víctimas del miedo y del estrés y del propio hacinamiento al que se ven sometidos.Por no hablar de las crías que mueren días después de ser arrojadas a los contenedores en los que se descomponen los restos de otros animales, jóvenes o adultos, de los animales sacrificados porque no son necesarios o de la ineficacia de los métodos para privar de sufrimiento a los conejos antes de ser degollados.

 

Acciones que según Igualdad animal pueden conllevar para los explotadores de las granjas penas de tres meses a un año de prisión, inhabilitaciones para trabajar con animales de hasta tres años y multas de hasta 1.200.000 euros, además del cierre de las instalaciones.Por ello, el gabinete jurídico de Igualdad Animal ha interpuesto un total de 72 denuncias por maltrato animal, irregularidades en las condiciones de bioseguridad e incumplimiento de la normativa higiénico sanitaria contra 70 granjas de conejos y dos mataderos.

La organización ha presentado 72 denuncias por maltrato animal ante el Ministerio de Agricultura

"Hemos interpuesto 72 denuncias con sus respectivas pruebas. Este lunes las presentamos ante el Ministerio de Agricultura, fuimos a registro y luego se derivó a las consejerías a las que compete", afirma Moreno, que también informa de la interposición de una querella contra la veterinaria que aparece en el vídeo -cuyo nombre no han querido facilitar-, a la que se puede ver matando a un animal a golpes, para después reconocer que su acción constituye un acto de maltrato.

"Exigimos una respuesta inmediata de las consejerías de las comunidades autónomas. Hay 19 granjas que no han pasado la inspección en dos años, y en la mayoría tiran animales vivos a contenedores, es una práctica habitual", denuncia el activista. Añade que todo el material está grabado a cámara descubierta, lo que a su juicio "demuestra hasta qué punto está estandarizada esta manera de actuar".

Preguntado por si la manera de proceder de las industrias cunicultoras puede afectar a la salud de los consumidores, Moreno se muestra prudente: "Lo que podemos decir es que esto se tiene que investigar. Hay granjas en las que están a la intemperie, en las que se almacenan animales en estado de putrefacción", asevera.

Igualdad Animal ya ha presentado numerosas investigaciones denunciando los tratos a los que son sometidas varias especies animales a ambos lados de nuestras fronteras, pero parece que aún resulta complicado que las fuerzas políticas mayoritarias apliquen sus reivindicaciones imponiendo marcos legales que garanticen que estos animales no sean sometidos a los malos tratos que hoy soportan.