Público
Público

"Ike" provoca inundaciones y temor generalizado en la costa en Texas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El poderoso huracán "Ike" causó hoy las primeras inundaciones en algunos puntos de la costa de Texas (EE.UU.) por el fuerte oleaje, mientras se espera con temor la llegada del huracán de categoría dos.

El litoral de Galveston (Texas) fue ya el más afectado con las primeras inundaciones y los habitantes de esta ciudad, que lleva este nombre en homenaje al español Bernardo de Gálvez (1746-1786), gobernador de Luisiana, recuerdan con inquietud el desastre causado por el huracán que destruyó la ciudad en 1900.

El huracán de categoría 4 que arrasó Galveston hace ahora 108 años es considerado como el mayor desastre en la historia de EE.UU. ocasionado por un ciclón, ya que murieron más de 6.000 personas.

Al igual que aquel huracán, "Ike" puede ocasionar fuertes marejadas y olas de tres a cinco metros que puede afectar al litoral de las cercanías de Galveston.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) informó en su boletín de las 21.00 GMT que "Ike" arrastra vientos de 165 kilómetros por hora y que antes de que el ojo del ciclón llegue a la costa puede incluso aumentar su intensidad a la categoría 3, si alcanza los 178 kilómetros por hora.

El ciclón se mueve en dirección oeste-noroeste a cerca de 19 kilómetros por hora y una vez entre en Texas seguirá una trayectoria hacia el norte.

El ojo del huracán tocará tierra a última hora de la noche o en la madrugada del sábado.

A las 21.00 GMT, el centro del huracán estaba localizado cerca de la latitud 27,7 grados norte y de la longitud 93,5 grados oeste, unos 380 kilómetros al este de Corpus Christi (Texas) y a unos 220 kilómetros al sureste de Galveston, también en Texas.

La costa de Luisiana, afectada la semana pasada por el huracán "Gustav", ha sido la primera zona en recibir las lluvias y vientos del "Ike", y seguidamente Galveston comenzó a sentir el embate de las olas y las fuertes marejadas.

En las cercanías del puerto de Galveston, según esos pronósticos, tocará tierra el ojo del "Ike" y luego avanzará como huracán de categoría uno hacia la metrópoli de Houston, con una población de 5,6 millones de habitantes.

Centenares de miles de personas fueron ya evacuadas de varios condados y de Galveston, mientras el CNH prevé inundaciones costeras por marejada ciclónica de hasta seis metros por encima del nivel del mar, así como olas muy peligrosas al este del lugar donde impacte el ojo de "Ike".

Es posible hoy la formación de tornados en zonas del sur de Luisiana, en el extremo sur de Misisipi y en partes del suroeste de Luisiana y sureste de Texas.

El estado de emergencia ha sido declarado en Texas y las autoridades advirtieron a los residentes de la zona de Galveston que podrían enfrentarse a "una muerte cierta" si deciden obviar la orden de evacuación obligatoria.

El gobernador de Texas, Rick Perry, ha movilizado a 7.500 miembros de la Guardia Nacional y declarado zona de desastre a 88 condados.

La intensidad y peligrosidad de "Ike" han obligado a las empresas petroleras que operan en el Golfo de México a suspender cerca del 97 por ciento de su producción y una cifra similar de gas natural.

Se han evacuado 655 plataformas de extracción, un 78 por ciento de las existentes en la región, según el Servicio de Gestión de Minerales (MMS, por su sigla en inglés), una agencia gubernamental.

Se mantiene el aviso de huracán (paso del sistema en 24 horas) desde Morgan City, en Luisiana, hasta la bahía de Baffin, en Texas, y hay un aviso de tormenta tropical al sur del puerto de Aransas, también en Texas.

Está vigente un aviso de tormenta desde el puerto de Aransas hasta el puerto de Mansfield (Texas) y también desde el este de Morgan City (Luisiana) hasta la zona limítrofe entre Misisipi y Alabama, incluidos la ciudad de Nueva Orleans y el lago Pontchartrain.

En la actual temporada de huracanes en el Atlántico (del 1 de junio al 30 de noviembre) se han formado diez tormentas tropicales y cinco huracanes.