Público
Público

Para Illarramendi, "la música sinfónica debe recuperar al público del siglo XXI"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El compositor Ángel Illarramendi presenta su séptima sinfonía en un momento en el que este género "debe recuperar al público, encontrar un lenguaje que le conecte con él" para así sobrevivir en el siglo XXI, ha asegurado hoy a Efe.

El músico, cuya nueva creación distribuye Karonte, entiende que "en su búsqueda de nuevos caminos armónicos, la experimentación en la que se ha sumido la música sinfónica en el último siglo no ha dado, por lo general, buenos resultados".

Por ello el público ha rechazado el complejo lenguaje sonoro al que se han dedicado los compositores actuales "manteniéndose fiel a Mozart o Brahms", explica.

Por ello, Illarramendi recurre a la tradición de la música europea del pasado para componer, sin efectismos, su séptima sinfonía, grabado por la Orquesta y Coro de la Filarmónica de Varsovia bajo la batuta de Wojcech Rodek.

A pesar de ser autor de varias bandas sonoras para cine y de música para teatro, "la música sinfónica es el género más libre", considera, aunque estos encargos "permiten una estabilidad económica que la sinfónica no da".

"Las grandes obras maestras en la historia del arte han sido hechas por encargo", apunta Illarramendi, responsable de la música de películas como "Yoyes", "Tiempo de tormenta" o "El hijo de la novia".

En cine, ha sido la mística de "Teresa. El cuerpo de Cristo", de Ray Loriga, una de las músicas más complejas a la hora de componer: "Quería lograr musicalidad en el silencio, hacer música sin música" para ser fiel al personaje, recuerda, al contrario de las melodías épicas de una cinta como "Los Borgia" de Antonio Hernández.

En cuanto a las sinfonías, es el momento de firmar el final el que más exige a Ángel Illarramendi. "Las obras crecen pos sí solas y es el autor quien termina tras de ellas y quien debe encontrar el final más natural posible, el que contenga mayor coherencia", asevera el músico.