Público
Público

Impuestos más beneficiosos para las pymes

Se amplían las empresas que podrán aplicar el tipo reducido del 25% en Sociedades. Pagarán entre 200 y 300 millones menos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El grueso de las medidas anunciadas ayer por Rodríguez Zapatero tienen como beneficiarias a las empresas y especialmente a las más pequeñas. Una de las medidas, precisamente, amplía la definición de pequeña empresa a efectos fiscales: serán las que tengan unas ventas inferiores a los diez millones de euros; ahora ese límite está fijado en ocho millones (se mantenía así desde 2005, cuando se subió desde 6 millones). Estas empresas más pequeñas soportan un tipo en el Impuesto de Sociedades del 25%, cinco puntos inferior al tipo general. Al aumentar el límite de los ingresos se pretende estimular el crecimiento de la pyme, porque podrá facturar más y no por ello tendrá que pagar más impuestos.

El Gobierno calcula que, con este nuevo límite, unas 40.000 empresas más se beneficiarán del tipo reducido del 25%. Actualmente, a efectos del Impuesto de Sociedades, 1,2 millones de empresas son consideradas pymes, de los 1,4 millones de declarantes totales.

Además, se extiende la base sobre la que las pequeñas y medianas empresas se aplican ese tipo reducido. Ahora, los primeros 120.000 euros de beneficios pagan ese 25% (el resto va al tipo general). El plan anticrisis que se aprobará mañana amplía la base imponible con el tipo reducido del 25% hasta los 300.000 euros de beneficios.

El impacto de estas modificaciones para las pymes es limitado, teniendo en cuenta la recaudación de Sociedades. Según los expertos consultados, el ahorro que producirá esta medida rondará entre 200 y 300 millones de euros. Los ingresos previstos de este impuesto para 2011 ascienden a 16.008 millones.

Otra de las modificaciones fiscales afectará sobre todo a las empresas más grandes, aunque sólo se mantendrá hasta 2015. Se trata de la libertad de amortización de las nuevas inversiones, una posibilidad restringida ahora para empresas de reducida dimensión y para las grandes que mantuviesen empleo, y llegaba sólo hasta 2012.

Normalmente, las amortizaciones de las inversiones de una empresa, que funcionan como un gasto que reduce la base sobre la que se aplica el impuesto, se fijan por unas tablas oficiales. Con la medida, la empresa puede amortizar sus inversiones como mejor le convenga para reducir su factura fiscal.

Otra de las medidas dirigida a las empresas no es de carácter fiscal, sino que busca favorecer la creación de empresas. Para ello, se adelantará lo previsto en la Ley de Economía Sostenible para la creación rápida de sociedades, y el abaratamiento de costes notariales y registrales. Con ello se pretende eliminar obstáculos para que los autónomos puedan convertirse en pequeñas empresas.