Público
Público

Imputan a dos mossos por una bala de goma que hizo perder un ojo a otro joven

La asociación que ejerce la acusación del italiano Nicola Tanno también defiende a Ester Quintana, la mujer que recibió otro proyectil y le causó lesiones similares el día de la huelga general del 14-N

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El juzgado de instrucción número 27 ha citado a declarar como imputados a un sargento y a un cabo de los Mossos d'Esquadra. Se les relaciona con un disparo de pelotas de goma que presuntamente hirieron al joven italiano Nicola Tanno. La asociación Stop Balas de Goma, de la que Tanno es portavoz, asegura que las diligencias judiciales por su denuncia aún no han podido identificar al mosso-escopetero que disparó las pelotas de goma para dispersar a una multitud que celebraba la victoria de la selección española en el mundial de fútbol la noche del 11 de julio de 2010.

La asociación que ejerce la acusación ha informado de que el juez ha aceptado la petición del fiscal de citar a declarar como imputados para el próximo 4 de marzo. Se trata de los dos mandos inmediatamente superiores de la unidad del escopetero que supuestamente disparó las pelotas de goma, que son un sargento y un cabo.

Nicola Tanno perdió su ojo derecho al recibir un impacto de una pelota de goma disparada por los mossos. El impacto le provocó fracturas de huesos y un hematoma cerebral. 'Como asociación Stop Balas de Goma pedimos que finalmente se haga justicia sobre este caso, como para todos los otros, y pedimos que el cuerpo de los Mossos d'Esquadra colabore y entregue a la justicia a los responsables de la agresión', pide el comunicado.

La asociación también defiende a Ester Quintana, la mujer que también perdió un ojo presuntamente por el impacto de otro proyectil lanzado por los mossos en la huelga general del pasado 14 de noviembre. Desde la organización han instado 'a los jueces a utilizar todos los mecanismos existentes para aclarar los hechos y no permitir que los mismos agentes causantes de la pérdida de un ojo y otras lesiones graves continúen trabajando en el cuerpo de la policía'.