Público
Público

El incendio en el aeródromo de Cuatro Vientos obliga a cerrar el tráfico aéreo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El humo generado por el incendio que se originó a primera hora de esta mañana en una nave del aeródromo de Cuatro Vientos ha obligado a suspender el tráfico aéreo civil -de aviones privados- en el mismo.

Las instalaciones aeroportuarias de Cuatro Vientos se dividen en una base militar y en un aeródromo civil para vuelos privados, y es en esta última zona en la que se ha originado el fuego.

Fuentes de AENA han informado de que el tráfico aéreo en la parte civil, que comienza con el amanecer y finaliza con el ocaso, no ha podido iniciarse esta mañana debido al humo generado por el incendio, de manera que no despegan ni aterrizan aviones.

La base militar no ha ofrecido información, por motivos de seguridad, sobre si el trafico está restringido también para vuelos militares.

Los servicios de emergencia tuvieron conocimiento del incendio, que no ha causado heridos ni intoxicados, a las 06.45 horas, cuando las llamas surgieron en un hangar vacío de unos 4.000 metros cuadrados situado en la parte civil del aeródromo.

Las llamas se extendieron después a otro hangar de menor tamaño, del que los bomberos tuvieron que sacar numerosas botellas de acetileno y de oxígeno para evitar explosiones, y arrasaron las cubiertas de ambas instalaciones.

Uno de los hangares pertenece a una empresa de catering en el que se acumulaba gran cantidad de material inflamable, por lo que cuando los bomberos han llegado el fuego estaba muy evolucionado y no han podido entrar en la nave, sino que han tenido que atacarlo desde fuera.

Los bomberos han controlado el incendio sobre las 08.30 horas y pasadas las 10.30 han podido entrar en las naves para seguir con su extinción.

Se prevé que el incendio no esté totalmente apagado y refrescado hasta dentro de varias horas.

En la extinción han participado hasta quince dotaciones de bomberos -12 del Ayuntamiento de Madrid y tres del aeródromo-, aunque a las once de la mañana quedaban cinco.