Publicado: 12.11.2013 10:08 |Actualizado: 12.11.2013 10:08

El incendio del Empordà empieza a ser controlado pero sigue activo

Los bomberos han conseguido controlar tres cuartas partes del perímetro del fuego, que ha quemado 1.000 hectáreas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El incendio que afecta a la comarca gerundense del Baix Emopordà y que quema un perímetro de mil hectáreas ya ha sido controlado en tres cuartas partes, aunque sigue sin ser extinguido y los bomberos están pendientes de la tramuntana, con el temor de que salte al macizo de Les Gavarres.

Tras una noche complicada en municipios como Camallera, Vilopriu, Jafre y Foixà, en donde hubo desalojados o personas confinadas en sus casas, el conseller de Interior, Ramon Espadaler, ha informado de que ya no hay ningún vecino ni desalojado ni confinado. El conseller ha explicado que tres cuartas partes del incendio, que han quemado por el momento 869 hectáreas de terreno, ya están controladas y rodeadas. No obstante, resta una cuarta parte del incendio por controlar, en donde se concentran los efectivos de extinción del fuego para evitar que las llamas salten al macizo de Les Gavarres, un lugar en el que hace semanas que no llueve y que complicaría mucho las tareas de extinción.

Espadaler se ha reunido en el centro de control de Camallera con los alcaldes de los municipios afectados y ha situado ese frente más activo en las localidades de Foixà y Flaçà. El viento, según el conseller, ha concedido en estos momentos "cierta tregua", pero el incendio permanece fuera de control mientras trabajan en su extinción sesenta dotaciones terrestres de bomberos, además de cinco medios aéreos de la Generalitat y dos hidroaviones del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. "El objetivo ahora es rodear esta cuarta parte, porque después se podría decir que el fuego está bajo control", ha señalado Ramón Espadaler.

Ningún municipio mantiene a la población confinada, después de que se aplicase esta medida durante la noche en Vilopriu, Colomers, Jafre y Foixà, con un centenar de personas que se refugiaron en el centro habilitado en Sant Jordi Desvalls y en el ayuntamiento de la última de estas localidades. Espadaler ha hecho un llamamiento a los vecinos para que sigan las instrucciones de las autoridades locales y eviten desplazamientos por seguridad y para facilitar la labor de los operativos de extinción.

La falta de suministro eléctrico ha afectado a trescientos vecinos aunque, en un plazo de dos horas, se espera haber solventado este problema. Igualmente se producen cortes en la telefonía fija en los municipios de Vilopriu y Garrigoles, y siguen cortadas seis carreteras en la zona afectada, mientras que se restringe el tráfico pesado en la C-66. Las carreteras comarcales que se encuentran cortadas son: la GIV-6232 y la GI-631 en Vilopriu; la GIV-6424, en Flaçà; la GI-633 y GI-634 en Colomers, y la GI-642 en Pera. La Generalitat ha prohibido el acceso a Les Gavarres y al macizo de Cadiretes, al tiempo que ha suspendido el transporte escolar en los municipios afectados.

Según datos del Departamento de Agricultura de la Generalitat, hay que remontarse al 30 de noviembre de 1981 para encontrar un incendio que quemó 300 hectáreas en la zona de Portbou, y otro, también el 30 de noviembre de 1945, en la zona de Santa Cristina de Aro y Lloret, que quemó unas 400 hectáreas.