Público
Público

Un incendio dispara la alarma en el Parque Nacional de Garajonay

El fuego ya ha arrasado 700 hectáreas en La Gomera y está fuera de control en el monte alto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El roce de dos cables eléctricos con unas palmeras originó el incendio que ha arrasado ya 700 hectáreas en La Gomera, sobre todo fincas agrícolas y zona de monte bajo. El fuego, que comenzó ayer, amenazaba con llegar al Parque Nacional de Garajonay, un tesoro ecológico único en el mundo.

El presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo, reconoció hoy que la situación es 'desoladora' en muchos puntos y que se ha complicado en las últimas horas debido, entre otras cosas, al continuo cambio de dirección del viento. El delegado del Gobierno en Canarias, Salvador García, confirmó que las tareas de extinción son 'complejas'.

Los vecinos de La Gomera también mostraron su preocupación por el siniestro. Los servicios de emergencia evacuaron, el pasado sábado, a 500 personas debido a las llamas aunque la mayoría ya ha regresado a sus casas. Hoy, otras 24 personas fueron trasladadas a distintos centros de salud y de evacuación. Hasta once ciudadanos sufrieron un cuadro de intoxicación leve por inhalación de humo.

El fuego sigue activo

Aunque parte del fuego ya está controlado, hoy seguía activo un importante foco en la zona alta del municipio de Hermigua, en las cercanías del Parque Nacional de Garajonay. Esta circunstancia preocupa a los efectivos antiincendio. Las llamas aún continúan a cierta distancia del espacio natural, aunque sí han empezado a rozar la zona periférica de protección.

Hasta 120 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) trabajaban en la zona para sofocar el fuego. Otros tres aviones partieron desde la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid) para apoyar en las tareas de extinción. También se incorporaron dos helicópteros, con capacidad para transportar 5.000 litros cada uno.

La orografía del terreno, muy escarpado y cuajado de barrancos, las altas temperaturas y los fuertes vientos que soplan en la isla dificultan el trabajo en el monte.