Público
Público

Los incendios de California destruyen cientos de casas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Miles de vecinos del sur de California volvieron el lunes a sus casas para encontrarlas reducidas a cenizas o milagrosamente intactas, después de un fin de semana en el que incendios avivados por el viento arrasaron colinas y cañones marcados por la sequía.

"Fue realmente difícil cuando llegué aquí por primera vez. Fue traumático. Todos estábamos llorando", dijo Brittney Fowler, de 23 años, a Reuters mientras rebuscaba entre los escombros de la gran casa de su familia en Yorba Linda, en el Condado de Orange.

Las previsiones apuntaban a que los vientos cálidos y temperaturas récords de 30 grados descendieran el lunes. Sin embargo, varios incendios ardían el domingo por la noche y un espeso y asfixiante humo cubría barrios a 40 kilómetros de distancia.

Los incendios han arrasado más de 8.000 hectáreas desde el jueves por la noche en colinas al norte de Los Ángeles, en cañones del Condado de Orange al sureste y en la zona plagada de famosos de Montecito cerca de Santa Bárbara, al norte. Caravanas, apartamentos y mansiones de millones de dólares estaban entre las alrededor de 1.000 viviendas destruidas.

Las autoridades empezaron a levantar el domingo las órdenes de evacuación para más de la mitad de las alrededor de 50.000 personas que huyeron en el apogeo de los incendios, aunque los bomberos dijeron que se tardarían días en extinguir todos los fuegos.

No se han registrado muertos o heridos graves, y se desconocía la causa de los incendios.

El sur de California sufre una grave sequía después de dos años de mínimas precipitaciones que han convertido el terreno en una caja de cerillas mientras el crecimiento de la población en los últimos 20 años ha visto cómo áridas zonas de maleza en las afueras de las ciudades se desarrollaban urbanísticamente.

La temporada de incendios de California, que tradicionalmente va de junio a octubre, se ha convertido en una amenaza continua ya que el calentamiento global ha llevado a temperaturas invernales más altas y menos precipitaciones.

En octubre de 2007, se produjeron 30 incendios en el sur de California durante casi una semana, obligando a la evacuación de más de 500.000 personas y causando daños en unas 2.000 viviendas.