Público
Público

Incentivos financieros condicionarían las decisiones quirúrgicas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Lynne Peeples

Las posibilidades de ir alquirófano dependerían mucho de si el cirujano ortopédico cuentacon un beneficio económico en el centro médico en que operaráal paciente, según indicó un estudio hecho en Estados Unidos.

Los pacientes que recibían tratamiento por problemas demuñeca, manguito rotador o rodilla por parte de médicos que sondueños de un centro de salud eran dos veces más propensos a seroperados que aquellos tratados por médicos de planta.

"Es mucho más lucrativo para los médicos operar que indicarfisioterapia", dijo la doctora Jean Mitchell, del Instituto dePolíticas Públicas de la Georgetown University.

"El médico siente una doble motivación para operar. No sólogana la tarifa profesional, sino también un porcentaje de lasganancias", dijo Mitchell.

Las leyes federales de Estados Unidos prohíben que losmédicos deriven pacientes de Medicare y Medicaid a los centrosen los que ellos tienen algún interés comercial. La mitad delos estados posee leyes similares. Pero las normas no sonaplicables a los centros especializados o de cirugíaambulatoria, que están creciendo en todo el país.

El equipo de Mitchell revisó cinco años de datos deprestaciones de los seguros de salud en el estado de Idaho,entre el 2003 y el 2007. El estado era una opción obvia por lacantidad casi igual de hospitales generales privados ypúblicos, y cuatro hospitales propiedad de médicos.

Tras controlar la edad y el sexo, la posibilidad de que unmédico propietario de un centro hiciera una reparación deltúnel carpiano era entre un 54 y un 129 por ciento más alta quede que la hiciera un médico de planta.

Ese aumento de la posibilidad era del 33 al 100 por cientopara la reparación del manguito rotador y del 27 al 78 porciento en el caso de la artroscopía de rodilla, publicóMitchell en Archives of Surgery.

"Existirían alternativas terapéuticas, pero el paciente noestá en situación de juzgarlas. No sabemos si necesitamos unprocedimiento o cirugía determinada y confiamos en que elmédico decidirá lo mejor para nosotros. Existe un conflicto deintereses", dijo Mitchell.

La autora admitió que algunas de esas cirugías seríanbeneficiosas, lo que se excusó de juzgar.

La Asociación Médica Estadounidense (AMA) se negó acomentar sobre el estudio, pero dijo que su política es"respaldar y alentar la competencia entre y en lasinstalaciones de atención de la salud para promover un sistemade alta calidad y rentable".

FUENTE: Archives of Surgery, agosto del 2010