Público
Público

La incertidumbre sobre su banca y Gobierno ponen a Italia en el disparadero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La incertidumbre generada en torno a la banca italiana, ante las nuevas pruebas de solvencia europeas y por la aparente debilidad de la figura del ministro de Economía, Giulio Tremonti, pusieron hoy en el disparadero a la deuda soberana de Italia, cuya prima de riesgo volvió a marcar récords.

El diferencial entre el bono italiano a diez años y el alemán del mismo plazo llegó a alcanzar los 247 puntos básicos (nivel máximo desde la entrada de Italia en el euro), en una continua escalada que comenzó situando la prima de riesgo de Italia a primeras horas de la jornada en los 228 puntos básicos.

Italia, país en el que la deuda pública se sitúa a niveles superiores al 120 % del PIB, parece haberse convertido en el nuevo foco de todas las miradas ante la posibilidad de que la crisis griega se extienda por más países europeos de los llamados "periféricos".

Advertido por las agencias de calificación de riesgos Moody's y Standard & Poor's (S&P) sobre una posible rebaja en su calificación crediticia, el Gobierno de Silvio Berlusconi no termina de generar confianza, a pesar de la reciente aprobación en Consejo de Ministros de un plan de ajuste de 48.000 millones de euros, que no ha quedado exento de controversia.

En medio de toda esa polémica se ha visto envuelto precisamente su artífice, Tremonti, a quien Berlusconi ha indicado directamente como promotor de una norma que podría haber favorecido los intereses de su grupo empresarial, Fininvest, y que finalmente tuvo que ser retirada del plan de austeridad por el revuelo generado.

A todo ello se suma a que el pasado miércoles, un micrófono abierto permitió escuchar cómo Tremonti llamaba "cretino" al ministro de Administraciones Públicas, Renato Brunetta, durante la presentación del plan de austeridad ante los medios y que en una entrevista publicada hoy Berlusconi indicara que el titular de Economía no era capaz de trabajar en equipo.

En esa misma entrevista, el primer ministro anuncia que no se presentará a la reelección en los próximos comicios y nombra al titular de Justicia, Angelino Alfano, como su sucesor, dejando así fuera a Tremonti, uno de los nombres que había sonado con más fuerza en los últimos años y considerado artífice de la contención del gasto.

Además ayer se supo que un exasesor suyo, al que se le acusa de corrupción, revelación de secreto oficial y asociación delictiva, le pagaba el alquiler de la casa en la que se alojaba en Roma, generando sospechas sobre la figura del ministro de Economía.

Justo en medio de una turbulenta sesión bursátil, Berlusconi organizó este viernes una comida de trabajo con Tremonti, tras lo que el primer ministro italiano confirmó la intención de su Gobierno de aprobar en el Parlamento el plan de austeridad antes del parón vacacional de agosto y de llegar al equilibrio de cuentas en 2014.

A la incertidumbre en torno a la figura de Tremonti se sumaron además este viernes los rumores que circularon en la Bolsa de Milán sobre la posibilidad de que los cinco bancos italianos sometidos a las nuevas pruebas de solvencia europea no sean capaces de superarlas con éxito, algo que se sabrá justo dentro de una semana.

En este sentido, los inversores retiraron su confianza de los títulos financieros de la Bolsa de Milán, cuyo selectivo retrocedió hoy un 3,47 %, con la caída más destacada en los títulos del gigante bancario Unicredit, que perdió un 7,85 %.

Según informó un portavoz de la Comisión Nacional del Mercado de Valores italiana (CONSOB), el regulador estudia los movimientos llevados a cabo en la Bolsa de Milán, en particular si el cambio de acciones proviene de muchos o de pocos operadores (en este último caso investigaría para quién trabajan).

El próximo presidente del Banco Central Europeo (BCE), el italiano Mario Draghi, tuvo que salir al paso de tanta especulación en un congreso en Aix en Provence (Francia), expresando su confianza en que los bancos de Italia superarán las pruebas de solvencia con un "margen significativo".