Público
Público

Incertidumbre sobre la política monetaria antes de la reunión de la Reserva Federal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los mercados financieros esperan que el miércoles la Reserva Federal apruebe otra reducción de un cuarto de punto en la tasa de interés, pero es posible que el banco central haga una pausa en su aflojamiento de la política monetaria.

En su reunión del 18 de marzo, la Reserva Federal bajó en tres cuartos de punto la tasa de interés de referencia, así como la tasa de descuento que cobra a los bancos por sus préstamos, en otro esfuerzo por contener la crisis de liquidez y estimular la economía.

La medida monetaria dejó en el 2,25 por ciento la tasa de interés en los préstamos interbancarios de corto plazo, y en 2,50 por ciento la tasa de descuento.

La última vez que la tasa de interés de referencia estuvo en el 2,25 por ciento fue a comienzos de febrero de 2005.

Tras esa bajada, la sexta en los últimos seis meses, el Comité de Mercado Abierto de la Reserva emitió un comunicado en el que advirtió que empiezan a ser claros los indicios de inflación.

Los mercados financieros siguen apostando a que el miércoles habrá otro recorte de la tasa de interés interbancario de corto plazo, pero en días recientes se han debilitado esas expectativas al disiparse las razones mayores para un abaratamiento del crédito.

La semana está cargada de indicadores sobre la coyuntura económica de Estados Unidos antes de que empiecen a llegar los cheques de devolución de impuestos dentro de un estímulo económico por más de 150.000 millones de dólares aprobado en febrero por el Congreso y promulgado por el presidente de EE.UU., George W. Bush.

El grupo empresarial Conference Board dará a conocer el martes su índice sobre la confianza de los consumidores, cuyo gasto equivale en Estados Unidos a más de dos tercios del Producto Interior Bruto (PIB).

El miércoles, antes de que concluya la reunión de dos días de la Reserva, el Departamento de Comercio divulgará su cálculo preliminar del crecimiento del PIB en el primer trimestre de este año, y el consenso entre los analistas es de un incremento del 0,3 por ciento.

El ritmo de crecimiento del PIB, que en el tercer trimestre del año pasado marcó un 4,9 por ciento anual, bajó en el cuarto trimestre al 0,6 por ciento. Si los analistas aciertan en su cálculo, la actividad económica de EE.UU. entre enero y marzo se ha desacelerado aún más.

El jueves el Gobierno dará su informe sobre el ingreso y gasto personal en marzo, y los analistas esperan magros incrementos del 0,3 por ciento en ambos.

Ese mismo día el Departamento de Comercio informará sobre el gasto en construcción en marzo, donde según el consenso del mercado hubo una reducción del 0,9 por ciento, mientras continúa la crisis del negocio inmobiliario.

También el Departamento de Trabajo informará el viernes sobre el desempleo en abril, y la expectativa de los analistas es que el índice suba dos décimas al 5,2 por ciento de la fuerza laboral, en un mes en el cual la economía habrá perdido unos 75.000 puestos de trabajo.

Todas estas expectativas pesimistas sustentan la previsión de una rebaja de las tasas de interés, pero varios economistas advierten que la Reserva Federal bien puede optar por la espera del impacto que tendrá la devolución de impuestos.

A partir del 2 de mayo, más de 100 millones de contribuyentes comenzarán a recibir los cheques del Gobierno federal por montos que van de 600 dólares por individuo, a 1.200 por parejas, más 300 por cada hijo.

Otro factor importante que sugiere una pausa en las bajas de las tasas de interés es la caída del valor del dólar estadounidense frente a otras monedas, que aparece vinculada a una inquietante situación global de inflación, específicamente el aumento de los precios del petróleo crudo y los alimentos.