Público
Público

El incidente de Detroit reabre debate sobre escáneres corporales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Existe tecnología que podría haber detectado los explosivos escondidos bajo la ropa del nigeriano acusado de intentar hacer estallar un avión sobre Detroit, pero hasta ahora el coste y las preocupaciones sobre la privacidad han evitado su uso extendido.

Umar Faruk Abdulmutalab, de 23 años, es sospechoso de intentar detonar un explosivo llamado PETN utilizando una jeringuilla llena de químicos mientras el vuelo 253 de Delta Airlines se acercaba a Detroit durante la mañana de Navidad.

El hombre había pasado por los controles de seguridad en Lagos y Ámsterdam, donde los detectores de metales tradicionales no lograron localizar los explosivos.

El aeropuerto de Schiphol, en Ámsterdam, tiene al menos 15 escáneres de cuerpo completo que pueden ver bajo la ropa de los pasajeros para detectar armas o paquetes sospechosos.

El problema: su uso sólo ha sido voluntario debido a las preocupaciones de que las revisiones dejen a los pasajeros "desnudos" ante los operadores y cualquier persona que pase frente a la pantalla de la máquina.

Los costes también son sustanciales. Mientras que un detector de metales tradicional cuesta hasta 15.000 dólares, los escáneres de cuerpo entero más exhaustivos cuestan cerca de 10 veces esa suma.

PRIVACIDAD

"No preveo que vaya a haber prisa para comprar nuevo equipamiento porque los operadores de los aeropuertos están cortos de dinero en este momento y el equipamientos en sí mismo, aunque es bueno, no es una solución al problema", dijo Kevin Murphy, administrador de productos de seguridad física para Qinetiq Group.

"Algunos pasajeros están tranquilos con que haya nueva tecnología disponible y están preparados para renunciar a ciertas medidas de su privacidad por ella y otros se han indignado por ella", indicó Murphy, de la agrupación de tecnologías de seguridad y defensa con sede en Reino Unido.

Los operadores aeroportuarios necesitan planes de seguridad efectivos tanto como necesitan equipamiento avanzado, comentó a Reuters.

Qinetiq está centrando sus esfuerzos en un tipo de "análisis a distancia" que revisaría a los pasajeros incluso antes de que puedan llegar a los puestos de revisión de seguridad.

Tanto el escáner como el "backscatter X-ray" apuntan a lo mismo: ver bajo la ropa para identificar objetos inusuales por medio de las distintas densidades en comparación al cuerpo humano.

Expertos de la industria aseguran que los temores públicos por la radiación procedente de máquinas con rayos X son injustificados. Pero más fuerte que las preocupaciones de salud son las preocupaciones por la privacidad en Estados Unidos y especialmente en Europa.