Público
Público

La indecisión de Rajoy dispara la prima de riesgo

El diferencial con el bono alemán se ensancha hasta los 430 puntos, mientras que Almunia asegura que el retraso en la petición del rescate puede traer "riesgos".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Rajoy es imprevisible, pero no creo que pueda resistirse a pedir el rescate', decía hace unos días a Público un analista cuando se le preguntó por los plazos de un rescate soberano de España que en los mercados se da por descontado desde hace semanas. Pero pasan los días y el Gobierno sigue sin mover ficha y sin decir nada concreto. Esa indefinición de Mariano Rajoy hace sospechar a medios nacionales y extranjeros que quizá el presidente español está sopesando no pedir un rescate que, con mejores o peores condiciones, supondría un ataque frontal a su prestigio y desgastaría a su Gobierno a niveles que ni en el PP se atreven a imaginar.

Esta indefinición ha provocado que la prima de riesgo, el diferencial de la deuda española con el bono alemán, haya iniciado la semana con un fuerte repunte: ha cerrado en los 430 puntos, desde los 408 puntos en que terminó el viernes pasado, con la rentabilidad de los títulos españoles que en algunos momentos de la sesión han llegado de nuevo a superar el 6%, y al final ha quedado en el 5,59%.  Precisamente, la moderación que el diferencial había mostrado en los últimos días (después que el Banco Central Europeo (BCE) anunciase que compraría deuda pública de los países en apuros) era uno de los argumentos que, según los analistas, a los que se estaba agarrando Rajoy para  hacerse el remolón y retrasar su decisión sobre el rescate.

Desde Bruselas, siguen presionando al presidente del Gobierno para que se decida a pedir la ayuda de la UE.  El vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia, ha advertido que mantener incertidumbres sobre si va a solicitar una ayuda financiera para la compra de deuda es un 'riesgo', dada la volatilidad de los mercados. 'Toda alternativa tiene pros y contras sobre los cuales hay que medir muy bien, pero mantener la incertidumbre supone el riesgo de que, por cualquier otro factor, el mercado de deuda incremente de nuevo las tensiones', consideró el vicepresidente y comisario europeo de Competencia. Almunia señaló que pese a la calma habida en los mercados en la última semana, la situación puede invertirse.

Por si acaso, la paciencia de los inversores se agota, el ministro de Economía y Competitividad, Luis De Guindos, anunció el viernes más recortes y más reformas para antes de fin de mes tras reunirse con sus colegas del Eurogrupo. Para algunos, este anuncio del ministro es una forma de asumir las condiciones del rescate sin pedir el rescate.