Público
Público

La "India increíble" pierde dinero por falta de turistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Está anunciado como uno de los viajes en tren más lujosos y románticos del mundo. Un recorrido por el viejo mundo de los palacios y lagos de India, hasta llegar al Taj Mahal.

Pese a las grandes expectativas tras su lanzamiento en enero, el tren real Rajasthan, con suites de 2.000 dólares y vagones comedores gourmet, languidece por momentos mientras la crisis económica mundial y las secuelas de los ataques en Mumbai frenan al auge turístico de la India.

"Si no tienes huéspedes, ¿qué sentido tiene tener un tren?", preguntó Supinder Singh, el presidente de Palace Tours.

Nueva Delhi ha visto caer la afluencia de turistas en los últimos meses por primera vez desde 2002, cuando lanzó su exitosa campaña "India Increíble", que atrajo a millones de adinerados turistas de todo el mundo para explorar las maravillas del país.

El invierno es la temporada alta, pero este año la actividad ha sido tenue y los hoteles están esforzándose por llenar sus habitaciones debido a las cancelaciones en masa de turistas extranjeros.

Todos los sectores se han visto perjudicados, desde las costosas excursiones a Rajasthan, hasta las vacaciones de bajo presupuesto en las playas de Goa.

Cuando Palace Tours lanzó en enero el "Real Rajasthan sobre ruedas", tenía esperanzas de que el tren, de 8 millones de dólares, se inundara de reservas de adinerados turistas interesados en explorar India en la comodidad de un camarote de cinco estrellas, con Internet inalámbrico, un spa y servicio de habitaciones con cubiertos de plata.

En cambio, el Real Rajasthan ha quedado relegado debido a la falta de pasajeros, y realizó el recorrido por Rajasthan hasta el Taj Mahal en Agra con sólo un puñado de los 82 pasajeros que puede transportar.

"Pienso que hay más miembros del personal que gente como nosotros", dijo Amrit Dhaliwal, una turista que viajaba en un tren casi vacío junto a su esposo.

La pareja de estadounidenses se encontraba entre los 10 pasajeros que iniciaron el trayecto desde Nueva Delhi, recibidos por músicos tradicionales que tocaban flautas y tambores.

"No nos dimos cuenta que habría tan pocas personas a bordo. Habría sido bonito que hubiese habido más gente", afirmó el esposo de Amrit, Kulwant.

HOTELES DESOCUPADOS

La caída en la afluencia ha perjudicado a todo el sector desde Nueva Delhi a Agra, llegando hasta las playas de Goa y Kerala, que en los últimos años se han convertido en lugares favoritos para turistas europeos a los que les gusta tomar el sol en invierno.

En algunas de las playas más populares de Kerala se ven más botes y equipos de pesca que gente tomando sol, y el negocio está tan alicaído que los camareros de los restaurantes y propietarios de negocios compiten por el esporádico turista que aparece paseando por las calles.

"El fantasma de las cancelaciones a raíz de la crisis mundial empeoró después de los ataques terroristas", dijo Peter Kurien, gerente general del Jasmine Palace hotel.

"Todos los hoteles y restaurantes solían estar completamente llenos en este momento del año. Ahora están por la mitad", agregó.

Además de los problemas económicos que han hecho que muchos potenciales turistas se ajustaran sus cinturones y se quedaran en casa, India todavía está tambaleando por los ataques en Mumbai de noviembre, cuando militantes islamistas causaron la muerte de 179 personas.

"Tras los ataques en Mumbai, tuvimos casi un 22 por ciento de cancelaciones en diciembre y aproximadamente un 15 por ciento en enero. Así que mi preocupación es que esta tendencia parece continuar", señaló.