Público
Público

La India pide más acción a Pakistán en el segundo aniversario del atentado de Bombay

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En la víspera del segundo aniversario del atentado en Bombay, la India exigió hoy a Pakistán que cumpla con su "obligación y compromiso" de castigar a los culpables y elevó a máxima alerta el grado de seguridad para las conmemoraciones de mañana.

En una nota verbal enviada a las autoridades de Pakistán, el Gobierno indio "lamentó" la falta de respuesta a peticiones de información sobre presuntos implicados en el ataque de 2008 cursada en junio pasado durante una reunión de ministros de Interior.

Según una fuente gubernamental citada por la agencia PTI, la India también criticó la "falta de progreso" en el juicio abierto hace un año en Pakistán contra siete presuntos responsables -entre ellos su supuesto cerebro- del asalto de tres días a Bombay, que causó 166 muertos.

El tribunal antiterrorista de Rawalpindi procesó a siete supuestos integrantes del grupo cachemir con base en Pakistán "Lashkar-e-Toiba", pero las vistas se han ido aplazando por diversas razones, como cambios de juez -ya van por el cuarto- o falta de pruebas incriminatorias.

Además del juicio en Pakistán, se desarrolló uno en Bombay, que concluyó en mayo pasado en la condena a muerte (apelada) del único terrorista capturado con vida durante el ataque de 2008, el paquistaní Mohamed Ajmal Amir "Kasab".

Un tercer proceso fue abierto a finales de 2009 en EEUU contra un estadounidense de origen paquistaní que presuntamente proporcionó al comando terrorista mapas de sus objetivos.

En Islamabad, el portavoz de Exteriores, Abdul Basit, dijo hoy carecer de detalles sobre la supuesta petición por parte de la Justicia de EEUU para que altos mandos de los servicios paquistaníes de inteligencia comparezcan en otro caso abierto por víctimas estadounidenses del atentado en Bombay.

Tras recordar el juicio en marcha en Pakistán, Basit aseveró que su país "está comprometido en llevar ante la Justicia a los autores del ataque terrorista en Bombay, por lo que implicar a las agencias de inteligencia en esto es ridículo", según la agencia estatal paquistaní APP.

En la víspera del atentado, el Ministerio indio del Interior ordenó poner el país en estado de máxima alerta, con el despliegue de efectivos adicionales en mercados, centros de culto y otros lugares públicos, especialmente en Nueva Delhi y en la provincia de Maharastra, cuya capital es Bombay, según PTI.

También se han cursado instrucciones para reforzar la seguridad en la línea costera y el jefe de la Fuerza Aérea, P.V.Naik, aseveró que la India está "ahora mucho mejor preparada" para afrontar ataques semejantes al de hace dos años.

El ministro indio del Interior, P. Chidambaram, presidirá mañana en Bombay una ceremonia en memoria de las víctimas, entre otras conmemoraciones.

El atentado, que incluyó ataques a objetivos como una estación de trenes, dos hoteles de lujo o un centro de rezo judío, puso en jaque durante tres días a la populosa ciudad portuaria y sembró dudas sobre la capacidad de reacción de las autoridades.

También afectó a las siempre difíciles relaciones entre la India y Pakistán: el proceso de diálogo iniciado en 2004 quedó en suspenso y el intento de reflotarlo con una reunión de sus ministros de Exteriores en julio pasado en Islamabad resultó infructuoso.