Publicado: 21.08.2014 13:58 |Actualizado: 21.08.2014 13:58

India prohíbe el transporte de animales en su territorio para masacrarlos en honor de una diosa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Más de medio millón de animales, entre búfalos de agua, cabras, corderos, y palomas; cerca de cinco millones de personas, muchas de ellas bajo los efectos de bebidas alcohólicas, y armadas con machetes, cuchillos y otros instrumentos para mutilar y matar a estos animales en honor de la diosa Gadhimai: así es el ‘Festival' Gadhimai de Nepal, el ritual religioso con animales más sangriento del mundo.

Un evento que se celebra cada cinco años, cuya próxima edición tendrá lugar en noviembre, a no ser que la presión sobre el Gobierno nepalí logre que impidan esta masacre. De momento, la campaña internacional de Igualdad Animal para frenar el sacrificio ya ha dado resultados: lograr que India prohíba el transporte de animales destinados a este fin a través de su territorio.

Moreno: "Entre 200.000 y 500.000 animales se van a salvar con esta medida"

"El festival va a seguir, pero esto es un gran paso", explica a Público Javier Moreno, cofundador de la organización animalista que intenta evitar este sacrificio. "Entre 200.000 y 500.000 animales se van a salvar con esta medida", añade.

Mientras mantienen conversaciones con Nepal, los activistas siguen recogiendo firmas para frenar el sacrificio, al que en su última edición -2009- el Gobierno destinó incluso fondos públicos. "Creemos que [la decisión de India] servirá para hacer presión en el gobierno de Nepal, es un mensaje directo, y nosotros vamos a seguir con la campaña. Cuando tengamos 200.000 o 300.000 firmas se las haremos llegar al Gobierno nepalí", asegura, recordando que ya han recogido más de 100.000, 67.000 sólo en la campaña en lengua española.

La iniciativa vio la luz hace poco más de una semana en ocho países (entre ellos India y EEUU), para luchar contra una masacre "con la justificación de la tradición". Insisten en su respeto por la libertad de credo, y sugieren alternativas que no impliquen el sufrimiento y posterior sacrificio de animales, que en ocasiones tienen que viajar cientos o miles de kilómetros camino de su propia muerte.

Los nepalíes creen que esta matanza les proporcionará salud y prosperidad, por lo que machetean y acuchillan a cerca de 500.000 animales ante la vista de menores, en un evento con una larga tradición que los activistas intentan que no vuelva a producirse.