Público
Público

La India en la que Severo Sarduy se reencontró con Cuba, en una exposición

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Fotografías, pinturas, objetos y libros expuestos en Nueva Delhi reflejan la India que Severo Sarduy descubrió en la década de 1970, un país en el que artista cubano "volvió a encontrar a Cuba", en palabras del comisario de la muestra, Gustavo Guerrero.

La exposición "El Oriente de Severo Sarduy", que permanecerá abierta hasta el próximo 4 de septiembre en el Instituto Cervantes delhí, ha provocado la reacción del embajador cubano, Miguel Angel Ramírez, que ha protestado por el "ataque" contra su país implícito en el contenido del catálogo.

"Yo creo que es un lamentable error por parte del embajador, quizás una confusión, haber querido ver en las intervenciones de Juan Goytisolo y del profesor Rubén Gallo, dos personas de reconocida solvencia intelectual, una suerte de complot español contra Cuba", dijo hoy a Efe Guerrero.

En el catálogo, Goytisolo recuerda que Severo Sarduy (Camagüey 1937 - Paris 1993) se alejó "físicamente" de Cuba por "su credo artístico" y por "su no disimulada homosexualidad".

Por su parte, Gallo mantiene que China no sedujo al artista cubano porque éste "recordaba la pesadilla totalitaria, la censura, la humillación a que fueron sometidos tantos poetas y tantos escritores" durante "la catástrofe del experimento socialista en Cuba".

Guerrero se lamentó de que la polémica en torno a la exposición, que lleva un año y medio recorriendo distintas sedes del Instituto Cervantes, se haya creado precisamente en la India, un país cuyo recorrido fue "determinante en su identidad (de Sarduy) como artista, escritor y como hombre".

Tras años interesándose por la cultura india, Severo Sarduy emprendió su primer viaje al subcontinente asiático en 1971 animado por las palabras de entusiasmo de Octavio Paz, que había sido embajador de México en Nueva Delhi (1962-1968).

Según el comisario, el artista cubano quedó embriagado por los olores, los colores, los sabores y la gente de la India.

"Todo le fascinó", aseguró Guerrero, quien fue amigo de Sarduy desde la década de 1980.

"En varias ocasiones en sus cartas, escribe a su hermana y a sus amigos diciéndoles que ha vuelto a encontrar a Cuba en la India, que muchos paisajes, muchos aspectos de la vida india le evocan la vida de Cuba", abundó Guerrero.

Sarduy siguió el consejo de Octavio Paz y se tomó el tiempo para explorar la India, país que volvería a visitar en 1978, atraído por las tradiciones, el sánscrito, el sentido de la muerte, las texturas, los tejidos, los Himalayas y el budismo.

"El Oriente de Severo Sarduy" hace un recorrido fotográfico de los viajes del artista cubano por la India, así como de sus estancias en otros países como Irán, Nepal, Bután, Sri Lanka, Indonesia, Marruecos y Túnez.

La exposición -que ha llegado incompleta a Nueva Delhi por problemas de transporte- también incluye una pequeña muestra de pinturas del artista, objetos adquiridos durante sus viajes y ejemplares de las obras más conocidas de Sarduy, entre las que destaca "Cobra" (1972), cuyo capítulo "Diario indio" refleja lo que significó para él la India.

La exhibición, que ya ha sido expuesta en los centros Cervantes de Madrid, París, Fez, Tánger, Tetuán, Casablanca y Rabat, viajará en septiembre a Manila y posteriormente a Tokio.