Público
Público

El índice de desempleo de EE.UU. subió en junio al 9,5%, el más alto en 25 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La economía de Estados Unidos tuvo en junio una pérdida de 467.000 puestos de trabajo, lo cual subió una décima el índice de desempleo al 9,5 por ciento, el más alto en más de un cuarto de siglo, informó hoy el Gobierno.

La última vez que el país había tenido un porcentaje tan grande de gente sin empleo fue en agosto de 1983.

El informe "muestra la gravedad del problema económico que este Gobierno ha heredado, e ilustra las necesidades urgentes de las familias trabajadoras", dijo la secretaria de Trabajo, Hilda Solís.

La funcionaria recordó que en el comienzo de la Administración del presidente Barack Obama, en enero pasado, "la economía perdía empleos a un ritmo de 700.000 por mes".

"A medida que las políticas del Gobierno echan raíces hay señales de que la economía está recuperando su vigor -aseguró Solís-. La confianza de los consumidores está aumentando y se estabilizan los mercados financieros y de la vivienda".

El ritmo de pérdida de puestos de trabajo había disminuido cada mes desde enero, cuando alcanzó una cima de 741.000. Después de una merma de 322.000 empleos en mayo, la mayoría de los analistas esperaba la eliminación de unos 350.000 puestos de trabajo en junio.

Washington y los analistas del sector privado esperan que el índice de desempleo siga aumentando por el resto del año, a medida que se va desvaneciendo el impacto del estímulo económico de 787.000 millones de dólares administrado desde febrero por el Gobierno de Obama.

Otro informe del Departamento de Trabajo mostró que la semana pasada disminuyó en 16.000 la cifra de solicitudes de subsidio por desempleo, que quedó en 614.000, muy cerca de lo esperado por los analistas.

En la semana que concluyó el 20 de junio hubo una disminución de 53.000 personas en el número de beneficiarios del subsidio y sumaban 6,7 millones.

En el promedio de cuatro semanas, que es un indicador menos volátil, la cifra de personas amparadas por el seguro de desempleo bajó en 13.750 y quedó en 6,75 millones.

La cifra semanal de solicitudes del subsidio por desempleo muestra el ritmo de pérdidas de empleos, y la de personas que permanecen en el programa indica las dificultades que encuentran para hallar un empleo nuevo.

Por su parte, un informe del Departamento de Trabajo mostró hoy que los pedidos de bienes a las fábricas de Estados Unidos aumentaron un 1,2 por ciento en mayo como resultado de un incremento sustancial en los encargos de equipos de transporte.

Diversos indicadores sugieren que la recesión económica que se inició en diciembre de 2007 ha tocado fondo y puede haberse iniciado una reactivación en diversos sectores, pero los analistas creen que por un período será una recuperación sin impacto mayor en el empleo.

Ello se debe, en parte, al gigantesco gasto del Gobierno federal en el sustento del sistema financiero, la industria del automóvil y el negocio inmobiliario, que por ahora ha evitado un colapso mayor pero no contribuye a la creación de empleos.

Desde que comenzó la recesión, la mayor economía del mundo ha perdido más de 6,5 millones de puestos de trabajo, la cifra más grande desde el fin de la Segunda Guerra Mundial en 1945.

El informe muestra que en el sector fabril, que en mayo había visto desaparecer 156.000 puestos de trabajo, hubo en junio una pérdida de 136.000 empleos, incluidos unos 26.500 en las industrias de fabricación de vehículos automotores y sus partes.

En la construcción, donde en mayo hubo 48.000 empleos menos, en junio desaparecieron 79.000 puestos de trabajo a pesar del avance de la primavera al verano, que es una estación en la que, en tiempos económicos normales, se acelera la actividad en ese sector.

En el sector de servicios, que en mayo había perdido 107.000 empleos, en junio la merma fue de 244.000.

El empleo gubernamental, que había perdido 10.000 puestos en mayo, bajó en 52.000 en junio.

En este sector la caída refleja el despido de los trabajadores contratados temporalmente para la preparación del censo de 2010.

La Oficina del Censo ha indicado que contratará a más de 1,4 millones de personas en el curso del próximo año para llevar a cabo la cuenta de población que, por mandato constitucional, se hace cada 10 años.