Público
Público

Indiferencia entre la población afgana a la espera de los primeros resultados electorales este martes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A sólo un día para que la Comisión Electoral afgana anuncie los primeros resultados parciales de las elecciones presidenciales afganas, las calles de Kabul siguen concentradas en su trajín diario e indiferentes a las acusaciones de fraude.

"Ni voté ni me interesa el resultado. Aquí son más importantes otras cosas", aseguró a Efe Navín, un vendedor del mercado de Mandawí, una populosa zona de compras donde las tiendas de tejidos se alternan con las de cacharros para la casa.

En Kabul se aprecian ya los primeros signos del Ramadán: los funcionarios se van antes a casa y los puestos de comida se vacían durante el día, aunque los mercadillos siguen con su concurrida imagen de mujeres en burka, hombres con turbante y niños buscavidas.

Los carteles del actual presidente, Hamid Karzai, conviven todavía en las calles con los de su rival principal, Abdulá Abdulá, ajenos al intenso tráfico que sufre la capital afgana, en parte por los cortes de circulación que motivan los controles de seguridad.

"Claro que hay fraude. Karzai quiere ser reelegido a toda costa. Y además, la tinta era supuestamente indeleble, pero podía borrarse", comentó Ramiz, un vendedor de frutos secos que conserva la mancha en el dedo desde que votó el pasado día 20.

En los últimos días se ha producido cientos de denuncias de fraude que enturbian la veracidad del proceso: ayer, la Comisión de Quejas Electorales (ECC) cifró en 225 las denuncias recibidas, de las que 35 son susceptibles de alterar los resultados.

Y hoy mismo, uno de los principales candidatos, Ashraf Ghaní, divulgó una lista con las 38 denuncias realizadas por su equipo de campaña, que incluyen el uso de la violencia y la intimidación, el sufragio forzado, la compra de votos o el robo de urnas.

Ghaní, cuarto en intención de voto según las encuestas previas, no es el primero que denuncia las supuestas irregularidades: este domingo, el principal rival de Karzai, Abdulá Abdulá, aseguró disponer de pruebas de un "fraude masivo" en las elecciones.

"Mire la participación femenina. No ha sido nada satisfactoria, pero es que además hemos recibido informes de fraude: en Helmand (sur), por ejemplo, hubo hombres que usaron tarjetas de mujeres para votar", dijo a Efe Lida Yaqubi, de la Red de Mujeres Afganas (AWN).

La Comisión Electoral anunciará mañana los primeros resultados parciales del escrutinio, y además debe todavía establecer los datos de participación, que según un portavoz estarán comprendidos entre el 45 y el 50 por ciento de los electores.

Los analistas esperan datos de participación particularmente bajos en el sur del país, las áreas donde son más intensas las operaciones contra los talibanes, que llamaron al boicot electoral e incluso cortaron los dedos a dos personas que acudieron a votar.

Una cincuentena de personas, incluyendo 21 talibanes, perdieron la vida el día de las elecciones en unos 135 sucesos violentos, pero las principales cancillerías del mundo alabaron el proceso porque las expectativas, según distintas fuentes oficiales, eran aún peores.

"Estamos a la expectativa y vamos a seguir mandando información. Esperamos que la Comisión de Quejas actúe como debe, porque tiene suficiente poder legal", declaró a Efe el portavoz de la Fundación afgana para unas Elecciones Libres y Justas (FEFA), Jandar Spinghar.

El propio jefe de los observadores europeos, Philippe Morillon, ha calificado las elecciones como "justas", pero no "libres", porque en muchos puntos del país los talibanes o los "señores de la guerra" impusieron su criterio sobre los votantes.

"Este país es así. Las autoridades piden una cosa, y la gente hace otra. Está claro que habrá fraudes, pero con fraude o sin él, ganaría Karzai", dijo a Efe en Mandawí el estudiante de informática Obaidulá Rashí, convencido de la victoria del actual presidente.

Karzai contaba con una intención de voto del 44 por ciento según la última encuesta preelectoral, aunque la agencia afgana Pajhwok aseguró, citando fuentes presentes en el recuento, que el presidente está logrando en torno al 71 por ciento de los apoyos.

En rueda de prensa, la Comisión Electoral pidió hoy a los medios que no publiquen estimaciones de resultados y se atengan a los procedimientos previstos, a la espera de su anuncio de mañana.