Público
Público

Los 'indignados' se desvinculan de la irrupción en la televisión valenciana

RTVV denunció ayer que el guardia de seguridad del ente había resultado herido cuando un grupo de activistas intentaron entrar en las instalaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Movimiento 15-M ha asegurado que la entrada de un grupo reducido de personas a las instalaciones de Radio Televisión Valenciana (RTVV), en las que resultó herido un guardia de seguridad del ente, 'no contaba con el consenso del ágora general' de la Acampada de Valencia y se produjo 'a título individual'.

RTVV denunció ayer que el guardia de seguridad del ente había resultado herido cuando un grupo de activistas presuntamente pertenecientes al Movimiento 15-M intentaron entrar en las instalaciones de la televisión autonómica.

Según RTVV, se presentaron en las instalaciones unos cincuenta activistas, seis de los cuales saltaron la valla de seguridad, accedieron al recinto y, en el forcejeo con el guardia de seguridad, este resultó herido.

El guardia de seguridad, según las fuentes, ha presentado una denuncia por la agresión sufrida con el correspondiente parte de lesiones ante la Policía Nacional.

En un comunicado, el Movimiento 15-M ha asegurado que 'ni se consensuó el horario ni las formas'. Además, han añadido que 'a título individual, la gente ha acudido a las instalaciones de RTVV a protestar', y han señalado que Acampada Valencia 'está de acuerdo con los objetivos de la protesta y dará cobertura jurídica a todo aquel que tenga algún problema'.

La acción que se intentaba llevar a cabo, según el comunicado, consistía en protestar frente a las instalaciones de RTVV, pero un grupo de seis o siete personas decidió 'por propia iniciativa, y sin consenso con el resto de participantes, acceder por la fuerza al interior del recinto, según testigos presenciales'.

Por último, han recordado que el Movimiento 15-M 'siempre ha promovido protestas pacíficas, que respeten a las leyes y a las personas'.

El pasado martes, un centenar de 'indignados' entró por la mañana en la sede de la televisión pública autonómica '7 Región de Murcia' al grito de 'no somos violentos' y leyeron un texto de denuncia de la manipulación informativa y la explotación laboral.