Publicado: 18.05.2011 11:37 |Actualizado: 18.05.2011 11:37

Los 'indignados' españoles tienen un modelo a seguir en Italia

El Movimiento 5 Estrellas se confirmó el lunes en las municipales italianas como la alternativa ciudadana a los partidos tradicionales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La segunda acampada consecutiva ayer de la ya conocida como spanish revolution en la Puerta del Sol de Madrid y su extensión a otras ciudades de España como Barcelona, Valencia, Sevilla o Santiago, es un síntoma claro de que la llamada a la movilización contra la clase política lanzada por la plataforma Democracia Real Ya, está empezando a tener una respuesta considerable.

El primer éxito de la organización fue conseguir que el pasado domingo miles de personas se manifestaran por todo el país con una simple convocatoria por Internet tan sólo tres meses después de ver la luz. Pero el desafío para Democracia Real Ya ahora y el resto de 'indignados', será conseguir que el movimiento no muera precisamente por las mismas cosas que lo inspiran: el hastío ante la ausencia de respuestas políticas a sus reivindicaciones.

Establecer una comparación con las revueltas árabes es exagerado si se atiende al origen y las causas que movilizaron a la población en Egipto, Túnez, Libia, Yemen o Siria. Aquí no se lucha por los crímenes, la persecución y las torturas de un régimen maníaco. La gente que se concentra estos días en las plazas españolas piden que los políticos respeten y cuiden la democracia que tenemos. Exigen más participación.

Podría haber ocurrido hace un año o incluso dos. Pero el movimiento ha surgido ahora, en plena campaña electoral por las municipales. Ya hay quien lo ve como una manera de forzar un voto de castigo para un lado o para otro, aunque quizá la crisis actual estaba destinada a estallar por algún sitio. El momento es ahora y parece intersante que haya un nuevo movimiento ciudadano pacífico que protesta de manera seria.

Se debería celebrar que un movimiento ciudadano pacífico proteste de manera seria  Por el simple hecho de estar en campaña, los partidos podrían caer en un error si intentan apuntarse al fenómeno. El PSOE terminó por retirar de su página web el manifiesto de Democracia Real Ya e Izquierda Unida se ha mostrado desde el domingo muy cercano a los manifestantes. El mismo error que para muchos integrantes del movimiento supondría decantarse por una u otra formación, pues la protesta es, en teoría, contra todo el sistema político.

En Italia estos días llama la atención los resultados conseguidos por el Movimiento Cinco Estrellas en las elecciones administrativas celebradas entre el domingo y el lunes pasados. Mattia Calisse, un estudiante de 20 años fue el tercer candidato más votado a la alcaldía de Milán con el 3,2% de los votos; Vittorio Bertola, ingeniero de 37 años, el tercero más votado a la alcaldía de Turín con el 5,5%de los votos; Massimo Bugani, fotógrafo profesional de 33 años, también el tercero más votado a la alcaldía de Bolonia con el 9,40% de los votos.

El Movimiento Cinco Estrellas surge en 2009 como una red de personas ideada por el cómico Beppe Grillo. La sensación italiana era y es la misma que hoy mueve a la gente en España: "el ciudadano de a pie tiene el derecho y el deber a retomar la democracia".

No optaron por las acampadas como protesta, pero sí que se unieron por Internet y con organización y tiempo hoy son la oposición más firme a los partidos tradicionales y la única una respuesta cívica al desencanto con una clase política, sea de derechas o de izquierdas, que ha dejado de lado los intereses reales de la gente. En especial, los problemas de los más jóvenes.

"No estamos ni a izquierda ni a derecha, estamos ya muy por encima de todos ellos"Ayer, desde París, donde Grillo participaba en un Meetup sobre la gestión pública del agua y tenía un espectáculo, lo celebraba así: "Señores, hemos metido en crisis, como era nuestro empeño, a esta política de humo, acabada, que ya no dice nada".

"No os penséis que nos habéis delegado el voto, lo que habéis hecho ha sido meter a uno de vosotros, un ciudadano, dentro del ayuntamiento, y ahora tenéis que trabajar, en negro, por que no os pagamos, para llevar proyectos al ayuntamiento", dijo a los votantes.

"Tenéis un ciudadano dentro que tiene dos funciones: ser el terminal de una red social que haga de centinela y de desinfectante, porque ahora todos los documentos públicos serán realmente públicos en la Red; y además tendrá que hacer llegar vuestras indicaciones", insistió antes de sentenciar: "Hemos hecho un bypass a todos estos partidos muertos. No estamos ni a izquierda ni a derecha, estamos ya muy por encima".

Grillo es desde hace años uno de los mayores torbellinos de críticas despiadadas hacia la corrupción de la política italiana, además de un ecologista radical. Y entendió desde el principio que los jóvenes no estaban tan dormidos como parecía y que es a través de Internet y las redes sociales como descargan sus preocupaciones, frustraciones y quejas.

En 2005, ante el éxito que estaba cosechando su blog, Beppegrillo.it, sugirió a sus seguidores organizar una serie de grupos de discusión a través de Meetup denominados 'Los amigos de Beppe Grillo', donde se debatieran los puntos principales en los que ellos creían que se debería basar la democracia del país.

La iniciativa tuvo una gran acogida y Grillo recorrió el país escuchando y haciendo ver a la gente que las cosas no podían seguir así.

La estructura del movimiento comenzó en Internet, pero el cómico empezó a dar cuerpo a la idea de convertir ese movimiento en red de 'indignados', en una presencia orgánica en cada ayuntamiento italiano por medio de listas ciudadanas que se empeñaran en defender cinco puntos concretos: Medioambiente, agua, desarrollo económico, conectividad y transporte público.

En torno a esos cinco pilares, que de alguna manera están comprendidos en el manifiesto de Democracia Real Ya, nace de verdad el Movimiento Cinco Estrellas. Aunque para que esa masa de gente anónima llegara a los ayuntamientos como pasó el lunes han tenido que pasar por muchas fases.

El 8 de septiembre 2007 Grillo convocó el Vaffanculo Day, que como su nombre indica fue una jornada para mandar a tomar vientos a todo el sistema político italiano. 

Grillo recogió 350.000 firmas para obligar al Parlamento a atender a las peticiones de los ciudadanosLejos de caer en el discurso populista (que también lo hubo) de allí salió un manifiesto con tres puntos principales en los que se reclamaba a los políticos cosas básicas que deberían cumplirse en toda democracia: la imposibilidad de que una persona condenada estuviera en el Parlamento; que como máximo, cada diputado pudiera permanecer dos legislaturas en su escaño; y la instauración de la elección directa de los diputados en las elecciones.

En Italia cabe la posibilidad de que una iniciativa de este tipo llegue a debatirse en el Parlamento. Pero para ello tiene que ir acompañada de 50.000 firmas. Grillo recogió 350.000 y las llevó en persona al Palacio de Montecitorio, la sede parlamentaria.

Como era de esperar, las tres aspiraciones siguen archivadas y de momento los diputados se han negado a evaluarlas. Ni siquiera rinden cuentas por ello. Pero en lugar de ser una derrota para el Movimiento, es la constatación de que los parlamentarios han dejado de tener en cuenta las reivindicaciones populares.

Es obvio que el Movimiento Cinco Estrellas ha tenido una repercusión y un crecimiento importantísimos gracias a la proyección mediática de Grillo y esto es algo de lo que carecen los 'indignados' españoles.

Ahora bien, el cómico ha servido de gurú y pese a su egocentrismo y personalidad apasionada en exceso, ha respetado hasta ahora una de las reglas básicas del movimiento: cada persona cuenta como uno, no hay estructuras ni jefes, sino participación democrática siguiendo el ejemplo de Internet: todo el mundo puede opinar.

Tras varios eventos y reuniones en 2008, el 27 de marzo de 2010, los grillini, como los ha bautizado la prensa italiana, participaron en las regionales, definiéndose de la siguiente manera: "El Movimiento Cinco Estrellas es una asociación de ciudadanos. No es un partido político ni lo será en el futuro. No tiene ideología de izquierdas o derechas, sino ideas. Quiere desarrollar un intercambio de opiniones eficiente y una apuesta democrática fuera de cualquier relación partidista y sin la mediación de organismos directivos o representativos, reconociendo a la totalidad de los ciudadanos un papel de gobierno".

Que el discurso cala se vio rápido: en algunas regiones obtuvieron un 7% de los votos y hundieron al Partido Democrático de izquierdas, que se vio incapaz de movilizar a los jóvenes como lo había hecho Grillo.

En 2010, Beppegrillo.it era ya el blog más leído de Italia y el cómico decidió cederlo a la causa. En su web personal se concentró toda la organización del Movimiento, que con una campaña con un presupuesto de 10.000 euros, recolectados de los simpatizantes, ayer cosechó unos resultados históricos.

Para comprender cómo un movimiento que nace en Internet apadrinado por un cómico puede llegar a convertirse en una fuerza con voz en la política, hay que echar un vistazo a algunas particularidades italianas, que seguro pueden verse reflejadas en la sociedad española.

Empezando por la edad de los principales exponentes políticos: el primer ministro, Silvio Berlusconi, tiene 75 años. El presidente de la República, Giorgio Napolitano, 86; el presidente del Parlamento, Gianfranco Fini, 58; Pierluigi Bersani, líder del Partido Democrático, 60; Pierferdinando Casini, de la Unión de Centro, 56; y Antonio di Pietro, de Italia de los Valores, 61. La media de edad entre todos es de 66 años, algo que ayuda muy poco a que los jóvenes se vean representados.

Si vamos al desempleo, uno de cada tres jóvenes entre 15 y 25 años está en el paro; una de cada tres mujeres no encuentra un trabajo; Vivienda: siete de cada diez personas de menos de 40 años viven con sus padres; Trabajo: cuatro millones de trabajadores no tienen un contrato indefinido; Dinero: el salario medio para un primer empleo (En Italia no hay un sueldo mínimo) no supera los 650 euros.

Y por último, basta con ver el programa electoral de los grillini y compararlo con un punto del manifiesto de Democracia Real Ya.

Movimiento Cinco Estrellas: Estado y ciudadanos, energía limpia, información libre, economía justa, transporte público, sanidad gratuita y educación de calidad.

Manifiesto: "Derecho a la vivienda, al trabajo, a la cultura, a la salud, a la educación, a la participación política, al libre desarrollo personal, y derecho al consumo de los bienes necesarios para una vida sana y feliz".