Público
Público

Inducir el trabajo de parto no aumentaría los riesgos: estudio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Frederik Joelving

Optar por inducir el trabajo departo en las madres primerizas es tan seguro como esperar que elproceso comience espontáneamente.

La cantidad de mujeres a las que se les induce el trabajo departo, ya sea con fármacos o dispositivos mecánicos, creció demanera sostenida en los últimos años hasta llegar a una de cadacinco en el 2006.

Pero, al mismo tiempo, aumentó la preocupación porque lasinducciones sin causa médica llevarían a realizar más cesáreas noplanificadas y complicaciones, como el sangrado.

"En las mujeres con un cuello uterino favorable no hubodiferencia en la tasa de cesáreas entre aquellas con trabajo departo inducido o espontáneo", dijo la doctora Sarah Osmundson, dela Northwestern University, en Chicago.

El equipo de Osmundson tampoco halló diferencias en lafrecuencia de las complicaciones maternas y fetales.

"Este no es un llamado a aumentar las inducciones", dijo trasaclarar que el estudio es relativamente pequeño. "Aún necesitamosmejores datos para dar alguna recomendación", añadió.

Osmundson analizó los resultados de unos 600 partos deprimerizas. La mitad había optado por la inducción (sin motivomédico) y, el resto, por el trabajo de parto espontáneo.

Una de cada cinco mujeres necesitó inducción, principalmenteporque llegó a la semana 41 de embarazo. Un embarazo normal duraunas 40 semanas.

El 20 por ciento del grupo que había optado por el trabajo departo espontáneo necesitó cesárea, comparado con el 21 por cientodel grupo con trabajo de parto inducido. El 3 y el 4 por cientode ambos grupos sufrieron sangrado posparto, respectivamente.

En general, a las madres y a los bebés de los dos grupos lesfue igualmente bien. De todos modos, las mujeres con trabajo departo inducido pasaron casi 13 horas en el hospital, comparadocon apenas 9 horas en el otro grupo.

"Lo más importante es que las mujeres con trabajo de partoinducido pasaron demasiado tiempo en esa etapa", dijo Osmundson,que agregó que ese tiempo adicional se traduce en costos de saludmás altos.

FUENTE: Obstetrics and Gynecology, septiembre del 2010