Público
Público

La industria calcula que 4.500 personas controlan las descargas

Dos estudios contradictorios analizan el éxito de las medidas de desconexión contra los internautas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España es el país de Europa en el que más se utilizan las redes P2P para compartir obras digitalizadas, según el último informe eEspaña 2008, con una tasa de uso del 35,4%. Varios países, entre ellos España, están planteándose cómo frenar este fenómeno, y la medida más drástica planteada es que los proveedores de acceso (ISP) corten la conexión a los usuarios si, tras recibir varios avisos, reinciden. 'Se trata de una medida muy útil con los primeros difusores de una información sujeta a derechos de autor, que en España se estiman en unas 4.500 personas', especifica Joan Navarro, director de La Coalición, una plataforma que representa a la mayoría de la industria audiovisual y musical española.

Navarro sostiene que estas medidas tienen una función 'educativa y disuasoria'. Según sus estudios, un gran porcentaje de los internautas que comparte archivos no es consciente de que, cuando descarga, pone contenidos protegidos a disposición de otros.

El último estudio realizado por la IFPI, la mayor asociación internacional de la industria discográfica, sostiene, de hecho, que la aplicación de este sistema de avisos tiene un elevado índice de éxito. En Nuevos modelos de negocio para un entorno cambiante, utiliza un informe de la consultora Entertainment Media Research para afirmar que siete de cada diez consumidores de música británicos dejarían de descargar si su proveedor de Internet se lo dijese, a la vez que confía en la gestión de los ISP para preservar el futuro de los contenidos digitales.

Pero los estudios no son unánimes. Según un informe académico llamado La respuesta a la máquina está en otra parte, la aplicación de estas medidas sólo conseguiría que los usuarios desarrollasen técnicas alternativas para seguir intercambiando contenidos.

Mejoras en el P2P

El abogado especializado en nuevas tecnologías Javier de la Cueva es partidario de esa teoría. 'El sistema de avisos no va a funcionar porque se encriptarán los datos y se protegerán las conexiones', puntualiza. Con el argumento de que cada modelo P2P perseguido ha dado lugar a otro mejorado que elude las restricciones técnicas o jurídicas, De la Cueva sostiene que 'el mejor ejemplo de que este tipo de medidas no funcionarían es un programa llamado OneSwarm, de la Universidad de Washington, que impide el control de las redes'.

La aplicación de un sistema de avisos en España supondría que los ISP analizasen el tráfico de los internautas, algo que, para el presidente de la Asociación de Usuarios de Internet, Miguel Pérez Subías, supone 'un paso atrás en las libertades básicas del individuo'. La consultora de tecnología de Accenture Covadonga Villacorta enfatiza la actual legislación sobre protección de datos. Aunque también hay posturas enfrentadas sobre hasta qué punto llega el análisis de los datos, Villacorta sostiene que es necesaria 'una regulación que establezca medidas de control para todos los ámbitos involucrados'.

El Supervisor Europeo de Protección de Datos (EDPS), organismo dedicado a salvaguardar este derecho, reconoce en su último informe el copyright como un elemento crucial en una sociedad innovadora. Aunque el EDPS no tiene objecciones a que la industria de contenidos y las autoridades cooperen para proteger los derechos de autor, sí se ha mostrado en contra de la monitorización sistemática del uso que los usuarios realizan de Internet por parte de los proveedores de acceso. El EDPS ha expresado en varias ocasiones su preocupación por el atentado que estas medidas podrían suponer contra la intimidad, así como por el riesgo que supone dejar esta vigilancia en manos de entidades privadas. La enmienda 138 de la Directiva Marco recomendaba no cortar la conexión a los usuarios por una decisión apuntada por un sector privado aunque, por el momento, ha sido rechazada. El EDPS se ha manifestado a favor de que esta enmienda se reintroduzca.