Público
Público

La industria crece ya a tasas previas al estallido de la crisis

Encadena un trimestre con alzas desconocidas desde 2007 por las exportaciones. Dudas por el efecto de los ajustes en la UE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Otro dato económico que invita a un (prudente) optimismo. El índice de producción industrial (IPI) creció en mayo pasado un 5,1% respecto a un año antes, con lo que se consolida el cambio de tendencia apuntado en marzo pasado. Ese mes sirvió para dar por fin carpetazo, con un abrupto repunte (del 6,8%), a casi dos años de caídas ininterrumpidas en la producción de la industria española, que durante buena parte de 2008 y 2009 cayó a plomo, con retrocesos superiores al 20% en algunos meses (ver gráfico). Es necesario remontarse a la primera mitad del año 2007, cuando no había recesión y casi nadie había oído hablar siquiera de las hipotecas subprime (el germen de la crisis financiera internacional) para encontrar crecimientos similares.

Si se corrige el efecto del calendario, es decir, la diferencia en el número de días hábiles que presenta un mes en los distintos años, el IPI creció en mayo un 3,3%, un punto más que en abril. En lo que va de año y descontado el efecto estacional, la producción industrial ha aumentado, de media, un 1,6%, de acuerdo con los datos que ayer publicó el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Tras el cambio de tendencia de marzo, el IPI aumentó en mayo un 3,3%

Por destino económico de los artículos manufacturados, todos los sectores excepto el de los bienes de consumo duradero registraron incrementos interanuales en mayo. El mayor avance (del 9,8%) se registró en la fabricación de bienes intermedios, gracias a los aumentos registrados en rúbricas como la de otros productos químicos (un 54,2% más) y la de productos básicos de hierro, acero y ferroaleaciones (19,7%).

Todos los expertos consultados coinciden en que el dato, que ayer valoró la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, como indicio de la mejoría económica, es positivo, aunque sin caer en la euforia. Ángel Laborda, director del gabinete de Coyuntura Estadística de la Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas), advierte de que el IPI de mayo 'es un dato algo errático y parece que la tendencia es que [la producción industrial] podría estar frenando'. Un síntoma de esas dudas es el crecimiento de la demanda eléctrica en junio, que fue del 3,7%, muy inferior al de meses anteriores.

Los recortes en Francia y Alemania pueden afectar a la industria española

Con España aún al borde del estancamiento (el PIB todavía crece a tasas próximas a cero), las exportaciones se han convertido en uno de los motores de la aún incipiente recuperación y, en concreto, del tirón de la industria. No en vano, uno de los mayores incrementos del IPI de mayo correspondió a la fabricaciónde vehículos de motor (Españaexporta el 80% de su pro-ducción automovilística).

A pesar de que el Gobierno confía en que el segundo trimestre se cierre con un nuevo aumento de las ventas en el exterior (entre enero y marzo crecieron un 14,8%), está por ver cuál será el efecto de los duros planes de ajuste que, al igual que España, han adoptado varios socios europeos, empezando por Francia y Alemania, que son nuestros dos principales socios comerciales. Jonás Fernández, director del Servicio de Estudios de la consultora Solchaga Recio & Asociados, insta a 'ser cauto al valorar el dato' del índice de producción industrial y a ser 'razonablemente optimistas', aunque advierte de que la evolución dependerá de la demanda externa, fundamentalmente, la europea. 'Si el entorno internacional sigue mejorando es lógico pensar que las exportaciones irán razonablemente bien', concluye.