Publicado: 10.02.2014 12:23 |Actualizado: 10.02.2014 12:23

Industria dice que la luz bajará un 3% con el nuevo sistema para la tarifa eléctrica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El nuevo precio de la energía dentro de la tarifa de electricidad de los consumidores domésticos (que supone un 37% del total) dejará de ser a partir de abril el resultado de una subasta, sino que se determinará al término del periodo de facturación con una media del precio marcado de forma diaria en el mercado mayorista eléctrico, o pool, según han explicado fuentes del Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Una vez transcurrido el periodo de facturación (dos meses, en la mayoría de los casos), la compañía eléctrica comprobará cuánto ha consumido cada hogar cada día, lo cruzará con los precios de cada jornada, y eso será lo que pague. Si el usuario tiene contador inteligente, que mida el consumo por horas, en su factura mensual vendrá desglosado cuanto consumió en cada momento y qué precio tenía el kilovatio en ese preciso instante, según su cotización en el pool. Este nuevo mecanismo afectará a los aproximadamente 17 millones de consumidores que se acogen a la antigua Tarifa de Último Recurso (TUR, ahora rebautizada como Precio Voluntario al Pequeño Consumidor).

Industria calcula que la supresión de las subastas y de su carácter inflacionista permitirá al conjunto de los consumidores con menos de 10 kilovatios (kW) de potencia obtener unos ahorros superiores a 200 millones al año, lo que supone un abaratamiento del recibo eléctrico en una media del 3% a lo largo de un año. El coste de la energía se reducirá entre un 10% y un 11%.

El 1 de abril arrancará el nuevo sistema, que tiene "vocación de permanencia", de modo que los consumidores lo apreciarán a partir de mayo. De esta forma, se acaba no solo con la controvertida subasta Cesur, que en diciembre arrojó un precio de 61,84 euros por megavatio hora (Mwh), sino también con el precio provisional para este primer trimestre, de 48,48 euros.

Con el nuevo modelo desaparecen las coberturas financieras incluidas en esas subastas, que suponían un sobrecoste anual de 300 millones de euros, dado que los consumidores pagarán en cada periodo de facturación exactamente el precio medio del mercado en esas fechas. Industria lanza este nuevo mecanismo después de reconocer que las subastas Cesur, creadas en 2009, han hecho que los consumidores domésticos paguen 1.160 millones de euros de más por culpa de su efecto inflacionista. El sobrecoste de este "seguro" trimestral fue de 500 millones en 2010, de 250 millones en 2012 y de 210 millones en 2013, "y todo por evitar una fluctuación de dos o tres euros al mes", dicen las fuentes.

Conforme al nuevo mecanismo "transparente", "de mercado" y "menos costoso para el consumidor", cada factura que se emita a partir de abril, generalmente de forma bimestral, incluirá por un lado los peajes regulados y los impuestos, y por otro un precio de la energía fruto de la media que haya marcado durante ese periodo el pool. De esta forma, se resuelve el efecto encarecedor de las anteriores subastas Cesur. Este nuevo sistema afecta al componente de la energía del recibo. De forma orientativa, por cada 50 euros que paga un consumidor, 20,6 euros van a peajes, 10,7 euros a impuestos y 18,7 euros a este componente energético.

En el borrador de real decreto con el nuevo mecanismo, que ha sido remitido este lunes a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), Industria incluye también la obligación de que las comercializadoras ofrezcan un precio cerrado anual para los consumidores que quieran "estabilidad". Estas ofertas estarán "estandarizadas" y, pese a fijarse de forma libre por la empresa, aparecerán en las web del regulador y del Ministerio para que el consumidor las pueda comparar.

El precio establecido por el Gobierno para el primer trimestre (48,48 euros) es superior a la media de 30 euros que está marcando el pool en lo que va de año. Si el precio final del mercado mayorista sigue siendo inferior, las comercializadoras restituirán el dinero cobrado de más a los consumidores, en un pago único en los meses de mayo o junio. En caso de los consumidores con contadores horarios, se les aplicará el precio del pool en cada hora de consumo. Para los que no los tienen, la referencia será la media del día, y luego la media de los precios diarios en el conjunto del periodo facturado.

Otro de los aspectos del nuevo mecanismo, que aún debe analizarse junto a la CNMC, es la creación de una fórmula de supervisión para poder responder ante posibles variaciones extraordinarias en el pool. "Siempre estamos encima del mercado y, si se ve algo extraordinario, tenemos la idea de crear instrumentos específicos", afirman las fuentes.

Por otro lado, Industria señala que se no se producirán nuevas revisiones de peajes de la tarifa de gas natural hasta que no concluya la reforma de este sector en la que trabaja el Gobierno.

La eliminación de la subasta de electricidad, medida anunciada por el Ministerio de Industria, no soluciona la falta de transparencia del precio mayorista que, según la OCU hace que las tecnologías reciban el precio de la más cara y no el coste real de producir la energía. En una nota de prensa, la Organización de Consumidores y Usuarios recuerda que, según ha anunciado el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, a partir de abril desaparece la subasta trimestral de electricidad, por lo que el precio de la luz se fijará teniendo en cuenta el precio en el mercado mayorista durante cada periodo.

La subasta de electricidad CESUR marcaba un precio trimestral, por un sistema donde a partir de la media del precio mayorista se fijara el precio definitivo para los consumidores en ese trimestre.

Otra novedad importante, añade la OCU, ha sido el anuncio de que los comercializadores de último recurso, deberán ofrecer a los consumidores que lo soliciten una tarifa fija que no cambiará durante el año, aunque advierte de que "puede ser mayor que el precio fijado de forma trimestral".

Para la OCU, esta medida soluciona solo una parte del problema, "la especulación" en el precio de la subasta CESUR y evita el sobreprecio que pudiera producirse, pero considera que no afronta el otro problema "importante" que es el sistema de fijación del precio mayorista que, asegura, "no es transparente". En la nota, explica que el sistema de precios marginales hace que todas las tecnologías reciban el precio de la más cara y no el coste que realmente cuesta producir la energía. Por ello, para la OCU es "fundamental" reformar la fijación del precio mayorista de la energía y más ahora que ese precio servirá para determinar el precio que pagaran los consumidores.