Público
Público

La inexperiencia del piloto pudo ser la causa del accidente aéreo de la familia española

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las autoridades de EE.UU. consideran que la inexperiencia del piloto pudo ser la causa del accidente aéreo en Florida en el que falleció el pasado 7 de diciembre una madre y sus tres hijos, todos de nacionalidad española.

El Consejo Nacional de Transporte (NTBS siglas en inglés) de EE.UU. indicó en un informe preliminar divulgado hoy que las circunstancias en que viajaban requerían que el piloto volase con la asistencia de los instrumentos de navegación, la torre de control, y un plan de vuelo.

Los ocupantes de la avioneta eran Carmen Blanco Herrera, de 45 años, y sus tres hijos de 19, 18 y 17 años. El mayor de ellos era quien pilotaba el aparato, un Cessna 172 de cuatro plazas, y acababa de obtener en octubre pasado la licencia de piloto privado.

José Manuel Martínez, el joven que pilotaba la avioneta, no contaba con plan de vuelo ni una certificación que le permitiera volar en condiciones meteorológicas adversas guiado por instrumentos de navegación, según el informe del NTBS.

La bitácora recuperada junto a los restos de la avioneta señala que el piloto contaba tan sólo con 150 horas de vuelo y que conocía la ruta, que ya había recorrido en varias ocasiones desde el aeropuerto Gateway de Kissimmee, desde donde partió la avioneta pilotada por Martínez.

El accidente se produjo en la noche del 7 de diciembre después de que la avioneta en la que viajaba la familia perdiera contacto con la torre de control y se precipitara sobre el lago Russell, al suroeste del condado de Osceola, muy cerca de Orlando, cuando regresaba de un viaje a Disney World.

Según el informe preliminar, la torre de control perdió contacto con el aparato doce segundos después de que el piloto pidiera y recibiera instrucciones especiales para volar bajo "reglas visuales especiales".

Las reglas de visibilidad especiales (SVFR, siglas en inglés) se aplican en vuelos bajo condiciones meteorológicas suficientemente claras como para que el piloto se mantenga en contacto con la torre de control.

Los restos de la avioneta y los cadáveres fueron recuperados en medio del lago Russell, a unos diez kilómetros del aeropuerto de Kissimmee.

De acuerdo con los registros de mantenimiento del aparato, la última inspección del Cessna 172 en que viajaban se realizó el pasado 29 de octubre y contaba en el momento del accidente con 4.768 horas de vuelo.