Público
Público

La inflación obliga a dotar 855 millones a pensiones

Sólo se compensan las prestaciones más bajas. El IPC alcanza el 2,9% en noviembre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La inflación sigue despegada de la evolución de la renqueante economía española. En noviembre, con el PIB estancado (en el mejor de los casos), el IPC se situó en el 2,9% interanual, según el dato provisional publicado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El incremento, que el organismo confirmará el próximo 14 de diciembre, cuando se publique el dato definitivo (no suele errar en su previsión), va a tener un coste para las arcas públicas, ya que noviembre es el mes que suele utilizarse como referencia para compensar a los pensionistas cuando el IPC se desvía con respecto a las previsiones del Gobierno para el conjunto del ejercicio.

Hace un año se compensó a todos los jubilados y costó 2.659 millones

Este año ha vuelto a ocurrir, y, según informó ayer el Ministerio de Trabajo, habrá que destinar 855,87 millones para actualizar las pensiones el próximo enero. Esta vez, sólo subirán las más bajas: las mínimas, las del Seguro Obligatorio de Vejez y Enfermedad que no recibe más ayudas, y las no contributivas, que tienen 3,23 millones de beneficiarios y para las que el Gobierno había previsto una subida del 1% el próximo enero.

El resto de pensionistas (más de cinco millones) verán erosionado su poder adquisitivo, por efecto de la congelación de las pensiones en vigor desde enero pasado y aprobada en el recortazo de mayo de 2010. De esos 855,8 millones, 441,69 millones corresponderán a la paga de compensación que se abonará el próximo enero y otros 414,18 millones se prorratearán a lo largo del ejercicio.

La actualización de las pensiones más bajas tendrá un efecto negativo en el menguante superávit de la Seguridad Social, que hasta octubre ascendía a 5.610 millones, un 44,3% menos. El consuelo para las cuentas públicas es que, por efecto de la congelación de buena parte de las pensiones, la cifra destinada a corregir la desviación del IPC será muy inferior a los 2.659 millones que costó hace un año, cuando el IPC de noviembre se situó en el 2,3%.

Más de 5 millones de pensionistas verán erosionado su poder adquisitivo

El dato de inflación de noviembre, que no estuvo acompañado por las habituales peticiones de sindicatos y patronal al respecto (los primeros, para que se vincule el IPC a los salarios y los segundos, para que no se haga), profundiza la suave senda descendente iniciada en mayo pasado, sólo truncada en septiembre.

En el mes que hoy acaba, la inflación se ha reducido en tasa interanual en una décima con respecto a octubre, por efecto del comportamiento de los precios de los medicamentos (tras la rebaja aprobada por el Ejecutivo en agosto pasado) y por los carburantes y lubricantes, según el INE. Es el segundo mes consecutivo de caídas. El IPC tocó su techo este año en abril pasado, cuando alcanzó el 3,8% interanual, la tasa más alta desde septiembre de 2008. Los expertos vaticinan más caídas para el mes que viene.